Lectura de Vacaciones II

La procuradora Carbó y la cuestión mapuche: una historia de casualidades

 

(…)  Rumbo al sur

La oficina 10 del tercer piso de Florida 622, es la sede legal de otra empresa que también conduce directamente al poder kirchnerista. En ese lugar tiene su sede la empresa “Las Chinitas SA Agropecuaria”. Se trata de una compañía con un polémico historial relacionado con el desalojo de mapuches rionegrinos y negocios con Osvaldo Sanfelice, el hombre de confianza de la familia Kirchner

La empresa fue hasta hace poco propietaria de la estancia “El Amigo”, un campo de 35.000 hectáreas en el paraje de Anecón Chico, a unos 150 kilómetros al sur de Bariloche.

La estancia El Amigo nació en 1948 a partir del reclamo de tierras realizado por el comerciante local Rodrigo Ramón Fernández. Se trataba del hijo del dueño del almacén de Ramos Generales de Anecón y al mismo tiempo delegado local de la “Dirección General de Tierras y Bosques” durante el primer gobierno peronista. 

Fernández pidió – y obtuvo – las escrituras por una extensión cada vez mayor de tierras, superponiendo su reclamo sobre las que habían sido otorgadas de manera precaria a la familia aborigen Epulef. Con el paso de los años, el comerciante alcanzó a cubrir una extensión de 35.000 hectáreas, incluyendo a las 13.000 que pedían los miembros de la comunidad liderada por la familia Epulef. A los integrantes de esa comunidad, no se les reconoció ninguna propiedad sobre las tierras que habitaban hasta 1985, cuando se les concedieron 1.600 hectáreas.

En el año 2006, los reclamos legales de los aborígenes y las disputas dentro de la familia Fernández condujeron al embargo de la Estancia El Amigo y su venta al francés Jacques Álvarez De Toledo. Pasaron dos años, y De Toledo le vendió la propiedad a la empresa “Las Chinitas SA Agropecuaria”.

En 2011, “Las Chinitas” decide venderle el campo a una empresa denominada “INVERNEPA SA”, cuyo propietario es Osvaldo Sanfelicce, socio y apoderado de la familia Kirchner. El primer tramo de la compra fue hecho el 15 de junio por un total de 13.423 hectáreas y el segundo tramo se realizó en agosto siguiente, por otras 21.331 hectáreas.

Considerando que la justicia tasó los campos de Lázaro Báez cercanos a esa localidad en un valor de U$S 140 por hectárea, por lo que debe suponerse que Sanfelice pagó a través de INVERNEPA un precio de por lo menos U$S 4.900.000. Pero el campo tenía todavía un problema: la presencia y los reclamos de los integrantes de la comunidad aborigen que residía dentro de la Estancia.

Apenas se hizo cargo de la estancia El Amigo, Osvaldo Sanfecile nombró a su cuñado, pareja de su hermana Maria Marta, como administrador del campo. El nuevo capataz era Nir Weinberg, un ciudadano israelí devenido en mayordomo patagónico.

Weinberg, comenzó un asedio sobre los aborígenes para desalojarlos de las 13.500 hectáreas que ocupaban y usaban desde hacía décadas atrás. Esa persecución incluyó el tendido de alambrados para reemplazar tranqueras e impedir el paso a las tierras de pastoreo, la introducción de animales con sarna que diezmaron los rebaños aborígenes y el amedrentamiento físico y judicial contra los mapuches.

Nadie dentro del gobierno provincial ni nacional abogó por los derechos de la familia Epulef. De hecho, durante el kirchnerismo los pedidos de los grupos aborígenes patagónicos por el despojo de tierras fueron desoídos, al igual que la mayoría de los que provenían de otras latitudes del país.

Ese desinterés se terminó cuando un grupo autodenominado Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), comenzó a agitar sus deseos de crear una república independiente en la Patagonia argentina y chilena. Esa demanda incluyó tomas de tierras que consideraban propias, con argumentos similares a los que esgrimieron en vano los desalojados por Sanfelice. Allí, la procuradora jugó fuerte para intervenir en un conflicto grave desatado por la desaparición del artesano Santiago Maldonado.

 

RAM: Reclamemos a Medias

La RAM es un grupo de criollos y aborígenes que pretenden tener su propio estado tribal en la Patagonia. Los secesionistas son liderados por la dupla integrada por el ex flogger Facundo Jones Huala y el ex punk Fernando Jones Huala, quien espera su extradición a Chile por tráfico ilegal de armas.

Siempre resultó raro explicar el empecinamiento de los integrantes de la RAM por reclamar tierras del italiano Luciano Benetton o del inglés Joe Lewis, pero no hacerlo con los campos de figuras asociadas con el kirchnerismo, aunque ocuparan tierras tan sagradas y ancestrales como aquellos que son atacados por el nacionalismo sin nación de los militantes de la RAM. Ni hablar de su absoluta falta de reacción cuando sus hermanos de la localidad de Anecón fueron desalojados por el hombre de confianza de la familia Kirchner tras la compra de la estancia El Amigo.

Y más extraño aun, es que sus reclamos fueran apoyados por figuras que alineadas políticamente con la ex presidente Kirchner, que repentinamente entendieron los reclamos de la RAM, como si hubiese surgido súbitamente alguna clase de identidad ideológica u objetivo común entre unos y otros.

La casualidad quiso que cuando el jefe del RAM Facundo Jones Huala fue requerido por la justicia chilena para ser juzgado por delitos comunes, apareciera la abogada Elizabeth Gómez Alcorta. De repente, en los pasillos del juzgado comenzó a comentarse la increíble casualidad: aquella abogada de perfil combativo no era otra que la ex esposa de Lisandro Pellegrini, el hombre de mayor confianza de la procuradora Alejandra Gils  Carbó y quien tiene a su cargo la Secretaría de Coordinación Institucional de la Procuración.

En tanto, y en contra de lo que establecía la justicia jujeña, Gils Carbó dictaminó que la dirigente social Milagro Sala estaba siendo injustamente detenida, aunque los magistrados jujeños que la mandaron a prisión insistieran en enumerar los cargos de estafa, administración fraudulenta, intento de homicidio, amenazas y otra larga lista de delitos que pesaban contra la rea. La abogada de Milagro Sala, como era de esperarse, es también Elizabeth Gómez Alcorta quien además es segunda en la lista de candidatos porteños a diputados por el kirchnerismo y una feroz crítica al gobierno nacional.

Milagro Sala y los hermanos Huala se habían convertido para ese momento en iconos de la resistencia kirchnerista, que comenzaba a defenderlos con mayor energía con argumentos indigenistas un poco forzados, pero bastante efectivos para el consumo de sus militantes.

El 1 de agosto de 2017 el “asunto RAM” se hizo más complejo al desaparecer el artesano Santiago Maldonado luego del desalojo de la ruta 40 por parte de la gendarmería nacional. El sitio era controlado por un piquete de los secesionistas agrupados en el Pu Lof que responde a los hermanos Huala. De inmediato, el RAM se volvió objeto de culto de los kirchneristas. No tardaron mucho en imitar sus consignas y denunciar que Maldonado había sido secuestrado y desaparecido por una orden del gobierno de Mauricio Macri.

La procuradora Gils Carbó se sumó entonces a la maniobra y envió a Felix Crous, su subalterno y jefe de la Procuración contra la Violencia Institucional. Contra toda lógica judicial, Crous grabó una entrevista que le realizó a cuatro encapuchados que se negaron a mostrar sus identificaciones. Sin poder acreditar si hablaba con testigos calificados o con un grupo de alienígenas, el Procuvin dio por válido el testimonio de los anónimos encapuchados que afirmaban haber visto a Santiago Maldonado siendo introducido a los golpes en una camioneta Unimog de la Gendarmería. Acto seguido, le acercó el reporte al juez de la causa, Guido Otranto.

Aquella intervención del Procuvin fue crucial para que el juez Otranto cambiase la denominación de la causa y la caratulara “desaparición forzada”. Luego se supo que uno de los encapuchados era uno de los miembros del RAM llamado Matías Santana, quien dio una espectacular versión de los hechos en los que abundó en detalles que incriminaban a la gendarmería en la desaparición de Maldonado. Según el testigo, había usado unos binoculares muy particulares que le permitieron oír a cientos de metros de distancia lo que hablaban los oficiales mientras supuestamente se llevaban al artesano

Pero el aporte del Procuvin y sus amigos encapuchados no fue suficiente. Fue entonces que el grupo del fiscal Felix Rous, enviado por Gils Carbó a la zona de conflicto, hizo su siguiente movimiento.

Fue ese funcionario el que recibió el 5 de septiembre un informe de inteligencia atribuido a la Policía Federal en el que se adjudicaba a la Gendarmería Nacional el haber secuestrado y desaparecido a Santiago Maldonado durante el desalojo de la ruta el 1 de agosto anterior. El documento, fue usado para hacer más sólida la acusación contra los gendarmes y desacreditar cualquier otra explicación alternativa.

Gils Carbó no solo aprobó la entrega del informe falso al juez de la causa Maldonado, sino que además protegió al fiscal Crous cuando estalló un verdadero escándalo político al saberse que el reporte de inteligencia presentado por el Procuvin era en realidad una falsificación barata con sellos policiales tan falsos como su contenido.

Fue la misma Policía Federal la que denunció la operación sucia contra sus colegas de gendarmería.

La copia del informe apócrifo y que fuera dado por cierto por Gils Carbó, fue acercado por el legislador porteño Gustavo Vera. Se trata de un dirigente que tiene llegada directa con el Papa Francisco I, con quien trabó amistad cuando todavía era el obispo porteño Jorge Bergoglio.

Vera no es un desconocido para Gils Carbó; la procuradora fue una de las invitadas principales a cada “Congreso Antimafia” que organiza la Fundación Alameda que dirige Gustavo Vera y a los eventos de “Laudato Si”, un club político denominado así por la encíclica escrita por Francisco I. “Laudato Si” fue apadrinado por el Papa y pretende convertirse en un movimiento político pro clerical y que reúne a muchos integrantes de Justicia Legítima, dirigentes kirchneristas y magistrados que simpatizan con esa corriente pero que no integran formalmente la agrupación liderada por Gils Carbó.

Aunque Vera le plantó un informe falso a Gils Carbó, ello no afectó la amistad entre ambos. Por el contrario, Vera logró que fuese invitada alEncuentro de Jueces y Fiscales que organiza la Santa Sede el próximo 9 y 10de noviembre y que en Argentina fue organizada por los miembros del “Laudato Si”.

La procuradora ya estuvo con el Santo Padre en diciembre de 2016, en momentos en que era cuestionada por el nombramiento de nuevos fiscales y jueces con métodos tan polémicos que en la mayor parte de los casos tuvo que revertir su decisión y dejarlos sin efecto. Aquella visita al Papa en un momento crucial de su carrera, fue interpretada como una señal de apoyo a la jefa de los fiscales argentinos.

Antes de eso y en medio de la tormenta política, el Santo Padre ya le había hecho llegar por medio de Vera uno de sus famosos rosarios bendecidos, que en el lenguaje clerical funciona como una muestra de afecto y apoyo. En tanto se acercaba al Papa, Gils Carbó firmó convenios con los obispos para colocar oficinas móviles de la procuración en las sedes eclesiásticas. La excusa que promovía la instalación de puestos, era el plan contra las adicciones ideado por Gils Carbó y que llevan el nombre de “Atajo”.

Pero el legislador Vera no es el único interlocutor que tiene el Papa en Argentina ni la única casualidad que lo liga con la procuradora. Otro empresario de bajo perfil y también asociado a la historia de los mapuches, forma parte del círculo argentino que rodea al Papa.

En las reuniones que mantuvo el Papa con argentinos participa el empresario Ricardo Fernández Núñez, titular de la Fundación Lumen Pacis y parte de la delegación que acompañó al Papa a Tierra Santa en febrero de 2013 como parte del grupo Diálogo Interreligioso. Cuando era aún el cardenal Bergoglio, el actual pontífice fue parte del operativo financiado por Fernández Núñez para inaugurar en el año 2000 una capilla dedicada a la Virgen de Lujan en Usrunow, en las afueras de la capital polaca. El empresario es parte de Dialogo Interreligioso.

Otra vez la coincidencia hace aparecer a Fernández Núñez  como parte de la trama mapuche y el kirchnerismo de un modo inesperado. Aquella compañía que le vendió la estancia “El Amigo” a Sanfelice, el administrador de los Kirchner, está asociada al empresario que llevó la Virgen de Luján a tierras polacas y hoy forma parte del “circulo argentino” que rodea el pontífice.

En efecto, la empresa “Las Chinitas SA Agropecuaria”, de acuerdo al edicto del  8 de agosto de 2011, estaba integrada por Socorro Fernández Núñez y Agustina Fernández Núñez, hijas de Ricardo Fernández Núñez. La constitución de la empresa fue hecha por la escribana Alejandra María Nobrega, madre de Socorro y Agustina y esposa de Ricardo. Hasta el 9 de mayo de 2016, Ricardo Fernández Núñez fue su presidente según el edicto publicado el 30 de diciembre de ese año.

Un mes después, Ricardo renunció a una empresa melliza denominada “Las Chinitas del Sur SA”. Esa compañía tiene el mismo grupo de personas en el directorio que la anterior, pero la notaria actuante es Susana Elba Álvarez, que coincidentemente es la misma que intervino en la disolución de Mercado y Transparencia. Otra coincidencia que se suma a otra ulterior y es que la dirección profesional de la Escribana Alejandra Nobrega, esposa de Ricardo Fernández Núñez, es la misma que la dirección legal que tenía la Fundación de las hermanas Alonso.

Y todo vuelve al principio, donde comenzó el relato. En aquel departamento en Florida 662 se unen las partes de la historia, con los reclamos mapuches como música de fondo. De un lado, una procuradora defiende a quienes reclaman por sus derechos ancestrales y es capaz de asociarse a operaciones negras con personajes de sotana o pasamontañas para embestir contra sus enemigos políticos. Por el otro, el hombre que maneja los numerosos bienes de la familia Kirchner opera con total impunidad contra aquellos que reclaman algo similar, pero que no tienen la fortuna de haber comprendido que hay estancieros que pueden ser molestados y otros que compraron las tierras con el adicional de impunidad que les otorga estar alojados por el poder de turno.

Florida 622 piso 3 oficina 10. Es el Aleph que reúne las contradicciones de un relato en el que los mismos pueden aparecer como héroes o víctimas, de acuerdo al gusto ideológico de cada uno. Lo que tiene en común es la sombra de la procuradora y su clan familiar, que insisten en aparecer asociadas por una serie fortuita de hechos a un conflicto en la Patagonia argentina.

 

Edición: @julietamongem 

Investigación y datos producidos con @claudiomartino

En http://eliminandovariables.blogspot.com.ar/2017/10/la-procuradora-carbo-y-la-cuestion.html

Anuncios

Lectura de vacaciones I

“El retorno del indigenismo”

Ricardo Veisaga

La rebelión de los mapuches o araucanos en el sur de Argentina y Chile

El retorno del indigenismo

En la ideología indigenista en su principio se fusionaron el mito del buen salvaje, el relativismo cultural, y la Leyenda Negra muy bien orquestada por Gran Bretaña. La puesta en marcha de esa ideología en la actual Sudamérica, se dio en tiempos de las guerras de la independencia. Se puede afirmar que tuvo una doble motivación, por un lado contra la colonización española y lo más importante lograr que los indígenas se unieran en armas a los ejércitos criollos. Los movimientos independentistas estaban influidos por la Revolución francesa que pretendía acabar con el Antiguo Régimen e instaurar uno nuevo. Irónicamente los indigenistas reivindican las rebeliones indígenas del siglo XVI y la del siglo XVIII como intentos emancipadores, pero lo cierto es que estos movimientos pretendían reinstaurar el régimen precolonial, no uno nuevo.

Podemos aportar como ejemplo las sucesivas rebeliones que se dieron en el siglo XVI, y especialmente en el siglo XVIII. Pero el fin de cada una de estas rebeliones fue restaurar el régimen precolonial, como sucedió en el sur de Perú en 1564, en Oruro en 1739, que pretendían coronar a un descendiente de los incas, el levantamiento del cacique Túpac Amaru en el Cusco en 1740 reivindicando el nacionalismo quechua. El de Atahualpa en 1742, en 1761 los comuneros en Nueva Granada, la rebelión aymara de Túpac Katari en La Paz, en 1782, una rebelión típicamente racista muy común en la américa precolombina, en un intento de regresar a un régimen preincaico, atacando a los criollos, mestizos y quechuas. Estos movimientos podían atacar los fuertes, a las tropas, a las autoridades, y aun ocupar el poder de manera efímera en algunos lugares, pero fueron incapaces de mantenerse en el poder y carecían de un modelo de gobierno más avanzado, por tanto, estaban destinados al fracaso. Los movimientos independentistas marchaban en sentido contrario a los independentistas y había que atraer a los indígenas a la causa revolucionaria.

Uno de esos casos fue el del realista José Tomás Boves y de la Iglesia, también conocido como el León de los Llanos, la Bestia a caballo o simplemente Taita, un militar español, comandante de la llamada Legion Infernal, caudillo de los llaneros durante la guerra de Independencia en Venezuela, un caudillo popular que aglutinó a los indígenas y a las clases sociales que eran objeto de los abusos y la explotación por parte de la aristocracia criolla, con su ejército de indios y su lema de «muerte a los blancos» mantuvo en jaque a Simon Bolívar por largo tiempo. En 1824, Bolívar por decreto imponía la propiedad privada de las tierras, disolviendo las comunas indígenas. Los indígenas que participaron voluntariamente en los ejércitos independentistas fueron muy pocos, en cambio muchos ingresaron a las tropas españolas como sucedió en Perú, Bolivia, Guatemala, etc.

Muestra de ese indigenismo quedan las estrofas del himno nacional (argentino) censuradas a posteriori, que entre otras cosas decía: Se conmueven del Inca las tumbas, y en sus huesos revive el ardor. Lo que ve renovando a sus hijos de la patria el antiguo esplendor. La bandera lleva un sol, pero no un sol cualquiera sino el sol inca. Eso no fue la única tontería esbozada por esos idealistas, el peor disparate fue la propuesta de la restitución de la Monarquía Inca por el General Manuel Belgrano (idea compartida por otras personalidades como San Martín y Güemes) en el Congreso de Tucumán, el 6 de Julio de 1816 y aprobada por el mismo el 31 de julio del mismo año. ¿Qué pretendían estos hijos de españoles? Tal vez, que en Sudamérica se adoptara la lengua incaica, se restaurara el socialismo inca, se transportara a su majestad en una litera, se reservara doncellas vírgenes para su harén, se arrojaran flores ante su paso y se pagaran tributos.

El general Bartolomé Mitre, historiador, periodista y presidente, dijo: «A este plan es imposible concederle sentido práctico, ni siquiera sentido común, ni aun en su tiempo; extravagante en la forma e irrealizable en los medios, concebido sobre falsas ideas, con más inocencia que penetración política y con tanto patriotismo como falta de sentido práctico,(…) El Congreso había perdido la noción de la realidad, en cuanto a límites y vivía en una región poco menos que fantástica, puramente fantasmagórica, respecto a la unidad territorial que representaba en teoría, hacía más vagas sus fronteras, al intentar fundir un vasto imperio sudamericano en el hecho de designar al Cuzco como capital.» Y exasperado agregaría refiriéndose a ella como la «monarquía en ojotas». Un siglo y medio después de ser formulado este esperpento, la corriente historiográfica de la llamada izquierda nacional y José María Rosa, un historiador y peronista de izquierdas, verán con mucho agrado esta bazofia. Eran nuevos tiempos en que las izquierdas daban un franco apoyo al indigenismo.

¿Quiénes son los mapuches?

El antropólogo ya fallecido Rodolfo Casamiquela, dijo en una entrevista: «Si se definen como Mapuches son chilenos y si son chilenos no tienen derecho sobre la tierra de la Argentina». Los patagones, los aborígenes presentes en territorio argentino, eran los antiguos tehuelches. La última persona en hablar esta lengua fue un blanco, el antropólogo Casamiquela, que la aprendió de la familia tehuelche Cual. Según el antropólogo, primero vino el mundo tehuelche paleolítico, muy antiguo. Los antepasados de sus antepasados se remontan a 10 mil ó 12 mil años atrás y evolucionan en la Patagonia. Mucho después de la llegada de los Españoles, alrededor del 1600, el caballo permite que los Tehuelches copen todo el ámbito pampeano y Neuquén. En esa misma época empieza la mapuchización. Existen diferencias entre unos y otros.

Los gigantes patagones no son una fantasía, sino los Tehuelches, que alcanzaban casi los dos metros de altura y una corpulencia de 150 kilos, de tez oscura y ojos asiáticos, que vivían de la caza y se vestían con pieles. Los araucanos o Mapuches, sin embargo, son una raza de estatura mediana, cultivadores de cultura andina, que tenían casas de madera y paja y trabajaban en forma maravillosa el tejido y la platería; ellos tenían una trayectoria cultural superior, que los Tehuelches imitaron. Con la llegada de la religión y la onomástica se va produciendo una transformación en ella. Entonces, los hombres tehuelches, especialmente los caciques, en el norte de la Patagonia, empezaron a ser bilingües. Pero las mujeres siguieron hablando tehuelche, incluso algunas familias pasaron del tehuelche al castellano, sin pasar por el mapuche. Hubo un sincretismo religioso y lo tehuelche se mapuchizó. Pero el Mapuche como pueblo estaba del otro lado de la Cordillera (del lado chileno).

Casamiquela insiste: «Por ello, si digo que acá no había ningún Mapuche en 1865 y que recién llegaron en 1890, digo lo que es la historia, no lo invento. Sólo que otros no lo dicen o lo dicen distinto. Entonces soy el malo.» Si se definen como Mapuches son chilenos y si son chilenos no tienen derecho sobre la tierra de la Argentina. Esta es la clave. Entonces, como yo explico que son chilenos, soy el enemigo. Cualquier chileno sabe que los Mapuches son chilenos. Los líderes también lo saben. Pero la juventud no. El 99 por ciento de los que se definen como mapuches son de origen Tehuelche. Pero se han dado muchas confusiones por la lengua o el apellido. Así se va perdiendo la identidad. La necesidad de sentirse Mapuches se debe a que la palabra mapuche es muy atractiva. Quiere decir gente de la tierra.

En cuanto a quienes fueron los originarios, el antropólogo pregunta con respecto a qué. A la llegada de los españoles es una cosa. A la constitución del Estado argentino es otra. Porque en 1816 (año de la independencia) no habían mapuches en Argentina. Los primeros se radican en el centro de La Pampa en 1820 y en 1890, al sur del Limay Negro, los primeros pobladores de origen chileno fueron los mapuches y los chilotes. Hay que distinguir muy sutilmente todo este asunto. Los araucanos (hoy llamados mapuches) no son originarios del actual territorio argentino. La gran invasión araucana comenzó en 1833 y fue encabezada por el lonco chileno Juan Calfucurá que fue el «Napoleón de las Pampas» hasta su muerte en 1873. Lonco, es el nombre que los mapuches dan al cacique.

El cruce de la cordillera estaba custodiado por Santiago Reuquecurá, hermano de Juan Calfucurá: cada uno disponía de miles de lanceros a caballo. Los malones indios incendiaban casas y campos, degollando a todos los varones, robando mujeres por las que pedían rescate y llevando arreos de hasta 50.000 vacunos que luego vendían en Chile. Con gran fuerza militar, los araucanos batieron y absorbieron a tehuelches, en general pacíficos, cuya lengua ha desaparecido. En los textos de Bartolomé Mitre y de Estanislao Zeballos o en las cartas y documentos de Juan Manuel de Rozas, que son de la época, no existe la palabra mapuche, se habla sólo de pampas, puelches, ranqueles, etc. La palabra mapuche se adoptó en 1950. Los llamados mapuches son descendientes de chilenos y tienen los mismos derechos que los argentinos de origen piamontés, siciliano, español, alemán o sirio.

Los mapuches ingresaron en oleadas sucesivas a lo que hoy es territorio argentino. Los ranqueles, los pehuenches, los tehuelches, son indios cuyo origen está en esta región de la Patagonia. Los mapuches ingresan cuando se apropiaron del caballo, que los españoles incorporan a América y lo usaron como instrumento bélico, el caballo les permitió pasar de ser recolectores o pequeños agricultores en corredores o en cazadores. Cuando ingresan al territorio argentino someten a las tribus. En el siglo XIX estallan los conflictos, primero con los sucesivos gobiernos hasta la Constitución de 1853, el conflicto entonces ya es con los gobiernos de la República Argentina, antes los conflictos fueron con el gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rozas, y con otras provincias como Córdoba, San Luis o Mendoza, las correrías indígenas se realizaban sobre las estancias y pueblos de estas provincias.

El ingreso de los mapuches a través de la cordillera se produjo a partir del siglo XVII, de forma masiva en el siglo XVIII, y en el siglo XIX ingresa Juan Calfucurá conformando una confederación indígena que tiene por objeto el arreo de ganado, un poco para manutención propia y una enorme porción, para su venta en Chile. Y no era solamente el ganado, eran también las mujeres que algunas eran vendidas en Chile, y otras retenidas como rehenes. Si algún estanciero o un pulpero, al que le habían robado la mujer, la madre o a la hija, y tenía algún contacto con las tolderías cercanas, previo pago del rescate le devolvían la mujer. Del regreso de su Campaña del Desierto, Rozas trajo quinientas mujeres cautivas, las mujeres que eran robadas, solteras o casadas eran adjudicadas por el Cacique a los indios, para convivir con ellos. Cuando el Ejército rescataba a esas mujeres algunas tenían vergüenza, y no querían volver con hijos concebidos con el Indio.

La vida de una mujer culta al lado de un indio bruto y sucio, era un infierno, muchas veces les lastimaban los pies para que no pudieran escapar. Además sufrían la hostilidad de las indias que las hacían hacer los trabajos más penosos. El escritor Jorge Luis Borges escribió al respecto. La acción militar posibilitó la rápida incorporación de más de 20 mil leguas de las tierras usurpadas por los indios chilenos, de las más aptas para la producción agrícola-ganadera y aseguró las fronteras exteriores al incorporar la Patagonia al país. La presidencia de Roca fue exitosa, fue uno de los mejores gobiernos de la Argentina, fomentó la inmigración, inversiones extranjeras, aumento de las exportaciones, desarrollo de las vías férreas, etc. En muchos pueblos de la Provincia de Buenos Aires ante la llegada de un malón, salía el cura a tratar de negociar para que no se produzca el ataque.

Un poco de historia

Juan Calfucurá o Callvucurá, dice una versión que nació al oeste de la cordillera de los Andes, en Llaima, otra versión sitúa su nacimiento entre Pitrufquén y el lago Colico (en el actual territorio chileno). Falleció en Salinas Grandes, Argentina, el 4 de junio de 1873, fue un cacique de origen moluche. Era hijo del cacique Huentecurá (piedra de arriba), nacido hacia 1730, uno de los jefes que había ayudado al general José de San Martín en el cruce de Los Andes. Sus hermanos fueron Antonio Namuncurá, padre del cacique Manuel Lefiñancú, y el poderoso Santiago Reuquecurá que vivió entre 1800 y 1887, líder de numerosas tribus pehuenches, podía poner en pie de guerra más de 2.500 hombres. Hacia 1830 Calfucurá cruzó los Andes y se radicó en la llanura pampeana, llamado por los indios borogas que incumplieron los acuerdos con la Provincia de Buenos Aires, recibían reclamos y amenazas por parte del gobernador Juan Manuel de Rozas.

Los caciques, Rondeao y Melín, y Cañuquir, Cañuillan y otros, pidieron la protección de Calfucurá. Pero cuando éste cruzó los Andes, aquéllos habían parlamentado y acordado la paz con Rozas e impidieron que Calfucurá pasara a malonear sobre la provincia de Buenos Aires, lo que provocó la ira de Calfucurá al verse traicionado. Calfucurá dirigió la venganza contra Rondeao y Melín y, efectuó la masacre de Masallé sobre los borogas, matando a ambos caciques. Después de matar a los caciques borogas, notificó a los demás caciques de la región que por la voluntad del dios Guenechen él se había erigido en Jefe Supremo del gobierno de las Salinas Grandes (o cacique general de las Pampas). Esta matanza que logró a traición, le facilitó ganar el mando.

Estos hechos muestran que, entre los pueblos habitantes de la Pampa y la Patagonia, no había paz ni unidad ya que se quebraba por el menor incidente, lo que suscitaba guerras permanentes, esto fue una constante en todo el territorio del continente americano. Rozas aprovechó para señalar a Calfucurá como enemigo de los borogas y del gobierno, alentándolos a unirse contra él. Los borogas reaccionaron auxiliados por tropas blancas de la Fortaleza Protectora Argentina y sus auxiliares indígenas encabezados por Venancio Coñoepán, obligando a Calfucurá a huir por el camino de Chalileo. Calfucurá formó a partir de 1835 una confederación con base en Chillué o Chilihué (Nueva Chile, según Estanislao Zeballos) en las Salinas Grandes.

Calfucurá dominó un extenso territorio con la mayor parte de la provincia de Buenos Aires, San Luis y el sur de Mendoza y las actuales de Neuquén, Rio Negro, La Pampa, recibiendo el apodo de Emperador de las Pampas. ​ Por su control de las Salinas Grandes del Sur, tenía en su poder tanto un punto estratégico de las «rastrilladas» -que eran las rutas comerciales mapuches en las pampas- como el dominio de la sal, sustancia fundamental en esa época para la conservación de la carne. La buena relación de Rozas con Calfucurá, recién se dio después de 1841, cuando el feroz cacique se convenció de la imposibilidad de imponerse sobre los huincas (así llamaban a los blancos). Hasta ese momento, Calfucurá había sido el más acérrimo enemigo de Rozas, como lo fueron los caciques ranqueles Yanquetruz y Painé y otros caciques de origen pehuenche y huilliche.

La Campaña del Desierto de Rozas, no fue una acción indiscriminada, no se hace sobre los tehuelches, los tehuelches son hombres de trabajo, agricultores, y luego van a ser trabajadores de las estancias en el sur argentino. En tal caso sufrirán su condición de pobres, pero no su condición de indígenas. Además no se arrogaban una nacionalidad. El cacique (Ignacio) Coliqueo cuando realizaba su reunión de caciques lo hacía bajo la bandera argentina, mientras que por otro lado el principal asesor de Calfucurá era un chileno.

Rozas le otorgó a Calfucurá el rango de coronel del ejército de la Confederación Argentina estableciendo una alianza, alianza como ya la tenía con muchos borogas, pampas, tehuelches y huilliches, pacto por el que debían recibir anualmente 1.500 yeguas, 500 vacas, bebidas, ropas, yerba, azúcar y tabaco. Estas mercancías eran también para los caciques aliados, en especial para sus pares arribados de Chile, que cubrían sus espaldas de un posible ataque de rivales.

Calfucurá asistió con guerreros a Rozas en la Batalla de Caseros, el 3 de febrero de 1852, que culminó con la caída de Rozas y el ascenso de Justo José de Urquiza. Al día siguiente de la derrota Calfucurá atacó Bahía Blanca, con 5.000 indios y robó alrededor de 65.000 cabezas de ganado. Acabado Rozas, se acabaron los pactos y el jefe mapuche retornó a la barbarie y a los malones. Calfucurá en búsqueda de congraciarse con Urquiza le envió a su hijo Manuel Namuncurá, que se convirtió al catolicismo. También arrasó la ciudad de Azul en 1855, matando a 300 personas, llevándose 150 cautivas y 60.000 cabezas de ganado. El ejército de Calfucurá en 1856 era estimado en 6.000 guerreros: 1.500 ranqueles, 2.000 pampas, 1.000 chilenos (seguidores de él mismo y los caciques Cañumil, Quentriel y demás), 800 araucanos (traídos desde Chile) y 700 pehuenches. Esto muestra el control del cacique sobre un amplio territorio.

En 1872 entró en 25 de Mayo y se llevó a todos los indígenas que se habían rendido al gobierno, por lo que el presidente Domingo Faustino Sarmiento ordenó atacarlo. Calfucurá declaró formalmente la guerra a Sarmiento y saqueó las ciudades de25 de Mayo, Alvear y 9 de Julio, pero en marzo del mismo año fue derrotado en la batalla de San Carlos por el general Rivas y los guerreros del cacique Catriel. Calfucurá murió el 3 de junio de 1873, y le sucedió su hijo Manuel Namuncurá, no sin antes sortear peleas internas con familiares por la sucesión. Su nieto, Ceferino Namuncurá, hijo de Manuel y la chilena Rosario Burgos, fue acogido por los Salesianos, estudió en Buenos Aires en el colegio de la orden, tuvo por compañero de estudio y cantaba en el coro con el futuro cantante de tangos, Carlos Gardel. Ceferino, murió en Roma en 1905, cuando estudiaba para sacerdote católico salesiano, fue recibido por el Papa Pío X, quien le obsequió una medalla destinada a los príncipes, fue elevado a los altares como beato el 11 de noviembre de 2007.

A finales del siglo XIX, los indígenas estaban totalmente aniquilados o asimilados, ya no existían caciques poderosos para negociar. Muchos de ellos sufrieron una transformación, indios provenientes de Carhué y de Fortín Tostado terminaron siendo los temidos cosacos del escuadrón de policía, tropas disponibles para sablear a los anarquistas, a los manifestantes obreros o huelguistas en las calles de Buenos Aires. Como dijo Sebreli: «El trágico destino de los indios americanos no fue pues una excepcionalidad, ni debe interpretarse como una lucha racial; sufrieron la misma suerte que todas las clases sociales supervivientes de un sistema caduco violentamente destruido por el nuevo orden capitalista. La crueldad con que se cumplió esa etapa inevitable del desarrollo del mundo moderno no autoriza a presentarla como la caída desde la sencillez y pureza de un anterior idilio pastoral que nunca existió.»

Quienes empiezan a realizar la defensa del indigenismo en América como una comunidad aislada dentro de una nación, fue el partido comunista boliviano en la década del 50, no quiero decir que toda las izquierdas sostenían esta postura, en las décadas del 40 y 50, creían en las naciones políticas ya constituidas. El indigenismo tuvo entre sus defensores a poetas, novelistas, sociólogos y filósofos, como por ejemplo el escritor argentino Ricardo Rojas, Bernardo Canal Feijóo, el historiador Riva Agüero en Perú, los bolivianos Franz Tamayo, Guillermo Francovich Pachamama, Manuel González Prada, Antenor Orrego. También de manera especial José Vasconcelos. Surgieron organizaciones proindigenistas como el Comité de Derecho Indígena Tahuantinsuyo, el Grupo Resurgimiento y la revista Amauta de José Carlos Mariátegui.

Luego de la Segunda Guerra Mundial con el surgimiento de movimientos populistas y tercermundistas aparecieron una cantidad de escritores indigenistas como el boliviano Fernando Díaz de Medina, José María Arguedas en Perú, el argentino Rodolfo Kusch, el marxista-leninista Carlos Astrada. Igualmente los gobiernos o regímenes populistas a partir de los 30 del siglo pasado, usaron al indio como figura para construir una supuesta identidad nacional, básicamente para oponerse al europeísmo y al occidentalismo. Tales como los regímenes de Lázaro Cárdenas y Echeverría en México, el aprismo en Perú, Omár Torrijos en Panamá, en Bolivia con el Movimiento Nacional Revolucionario que fundó una universidad india, Túpac Katari, o durante la dictadura del general Velasco Alvarado en Perú, que entre otras cosas oficializó la lengua quechua y recurrió a la simbología indígena como propaganda política como el Plan Inca, Plan de Gobierno Túpac Amaru.

Incluido el pacifista Belaunde Terry que recurría a la demagogia para alabar los logros incaicos. En Bolivia se realizó el Primer Congreso Nacional Indígena en 1945, convocado por el presidente Gualberto Villarroel, lo que provocó levantamientos en Ayopaya, La Paz, Potosí y Cochabamba, sangrientamente reprimidos. La figura de Fausto Reinaga es muy importante, inspirado en parte en el movimiento del black power de Estados Unidos, proclamó la revolución india, la lucha entre indios y blancos, la toma de conciencia de la indianidad para lograr el poder indio. En 1970 lanzó el Partido Indio de Bolivia firmando el manifiesto en Tiwanako. Fue de gran influencia en movimientos extremistas como el Movimiento Indio Túpac Katari o el Movimiento Indio Peruano, que proponía un segundo Tawantinsuyo, una especie de «socialismo de inspiración incaica». Otro ideólogo fue el peruano Guillermo carnero Hoke, el congreso de Ollantaytambo de 1980, en Perú, que proclamaron el indianismo como base de toda su acción política.

Muchos movimientos sectarios protestantes, llegados de Estados Unidos, como los pentecostales que representaban casi un 80% de los protestantes en América Latina sentaron base en tribus de Argentina, Chile y Brasil. Antaño los indigenistas usaron la figura de fray Bartolomé de Las Casas como aliado frente a la colonización española, lo mismo se puede decir del padre Gustavo Gutiérrez, de la Teología de la Liberación, que lo exaltó como el precursor del cristianismo de izquierdas. Es curiosa la figura del fraile, digamos que no era ni un revolucionario ni un heterodoxo, y sus ideas estaban lejos de lo que hoy se conoce como indigenismo. Lo que buscaba era occidentalizar a los indios y no siempre de manera pacífica. Siempre gozó de prestigio y no fue perseguido por la Inquisición, y el cristianismo era la única religión válida para todos, incluidos los indios.

Consideraba que los indios se encontraban, en un estadio como antes lo habían estado los europeos, se podría decir que tenía una visión evolucionista y no relativista, no reconocía a los indios como diferentes y ni pretendía aislarlos del resto, sino que dejaran de serlo pero por intervención de la educación cristiana. A fray Bartolomé, nunca le importaron los esclavos negros, solo los indios (por esto sería acusado por movimientos y líderes afroamericanos en el siglo pasado) y la UNESCO en 1985 se negó a celebrar los quinientos años de su nacimiento. Y esto tiene una explicación en su propia personalidad moldeada por una relación amorosa u homosexual que mantuvo en su adolescencia con un indio. Su padre le había regalado un joven esclavo indio y fue separado de él abruptamente, nunca dejó de buscarlo obsesivamente en América.

Los informes de Bartolomé de Las Casas eran de segunda mano y exageraba ex profeso, mentía cuando se trataba de cifras y presentaba a los indígenas como pacíficos basado en el conocimiento de pocas tribus, basta decir, que muchos de sus acompañantes fueron víctimas de indios. El resurgimiento de la ideología indigenista o de los pueblos originarios a fínales del siglo pasado, tiene que ver con el cambio de la política mundial. Con la caída del Muro de Berlín y la implosión de la Unión Soviética, los adherentes a estas ideologías se baten en retirada e ingresan a distintos tipos de ONGs. El sujeto de la Historia ya no es la clase obrera, sino otros sujetos, supuestas víctimas del imperialismo. Entre ellos, estas minorías indígenas.

La Leyenda Negra, cumplió un rol muy importante en desacreditar al imperio español, pero eso es cosa pasada. Los grupos de izquierdas y los progres, no saben que es la Leyenda Negra, tampoco leen, y si lo hacen no sobrepasan los caracteres que tienen limitados en Twitter, buscar perfiles en Facebook o leer sus propias consignas ideológicas. Lo que hacen es repetir los tópicos de moda. Es posible que en el campo económico no exista diferencia entre las izquierdas y la derecha, pero en lo demás hay una enorme diferencia. Las izquierdas definidas o indefinidas comparten trincheras con los grupos secesionistas, se oponen a la pena de muerte, simpatizan con la llamada causa Palestina, son antisemitas y odian a Israel, exaltan a los colectivos lgtb, celebran el día del orgullo gay, el matrimonio igualitario, justifican por complicidad al Estado Islámico, como lo hace sin tapujos la demente Hebe de Bonafini, de Madres de Plaza de Mayo.

Denigran a las fuerzas armadas y abrazan las ideologías indigenistas, el pacifismo, detestan los símbolos patrios, son los que claman por la abolición de los Estados, los que hacen causa común con el islamismo, el animalismo y el ecologismo. Defienden la inmigración sin discriminar. Muchas veces por idealismo se llega a creer que en las izquierdas latinoamericanas o en el eje bolivariano se podía o puede encontrar algo de racionalidad, un total disparate. Un marxista-leninista como Facundo Jones Huala puede convivir perfectamente con un anarquista como Santiago Maldonado. ¿Puño derecho o puño izquierdo en alto? Qué más da, si son de la misma trinchera. Los grupos políticos de derecha y los llamados centristas, no comparten estas ideologías, salvo ínfimas cantidades que no significan nada.

Hoy por hoy, los mapuches no existen étnicamente puros, están mezclados con blancos y criollos. En realidad en el continente americano, con las salvedades de Canadá y Estados Unidos, y este último que prácticamente eliminó a los indígenas o los confinaron a las reservas, el resto del continente es mestizo. Caso único en el mundo, la historia de la América Latina así lo certifica. Eso no sucedió en Asia, África ni Oceanía. La colonización española fue diferente a las demás debidos a su particular cultura y a la característica piadosa de la religión cristiana católica que vino con la conquista española, tuvo una mirada distinta por sus principios éticos y morales. Desde Doña Mariana o la Malinche, la amante de Hernán Cortés, se trazó el camino para la fusión de culturas.

En mi país, tenemos el caso del llamado Padre de la Patria, el general Don José de San Martín, hijo adoptivo del capitán español Don Juan de San Martín, fue en realidad fruto de la unión entre el noble militar español Don Diego de Alvear y Ponce y Leon, fundador de una familia patricia argentina, y una india guaraní, que trabajaba de sirvienta llamada Rosa Guarú. El color de la piel no es exclusivo para el mestizaje, muchas familias argentinas llamadas patricias asi lo confirman como los Mallea, los Jufré, los Aguirre, de quienes desciende la famosa Victoria Ocampo ligado al mundo literario internacional, los Suárez de quienes desciende el escritor Jorge Luis Borges, lo mismo el caso de Garcilaso de la Vega, Rubén Darío, Carlos Mariátegui, Nicolás Guillén, César Vallejo, etcétera.

En este sentido se puede decir con matices, que la civilización del Río de la Plata no se hizo totalmente desde España, fue una empresa asuncena (por Asunción del Paraguay). Ya que este fuerte fundado por españoles a orillas del río Paraguay hace 480 años, con el nombre de la Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora Santa María de la Asunción. Se convertiría con el tiempo, en la base de donde partieron las expediciones que establecieron más de setenta localidades en las actuales Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay, por eso llamada en justicia madre de ciudades, pero esta tarea no hubiese sido posible sin el consentimiento y protagonismo de los carios, la tribu guaraní que habitaba en ese territorio. Las nativas o mestizas fruto de esa convivencia sirvieron para repoblar la ciudad de Santa María de los Buenos Aires, fundada en 1536, pero masacrados por los pacíficos y caníbales nativos.

Las mujeres destinadas a este repoblamiento fueron en su totalidad provenientes de Asunción, desde donde partió la que sería la segunda y definitiva fundación de Buenos Aires, en 1580. El 15 de agosto de 1537 el explorador español Juan de Salazar y Espinoza fundó Asunción, que se convertiría en la capital de lo que se conoce como la provincia Gigante de las Indias y que iba del Amazonas hasta la Patagonia. Un lugar estratégico, ya que se presentaba como «un punto equidistante entre los territorios a defender, para frenar la penetración portuguesa, y aquellos a explorar». Los carios compartían con los españoles la monogamia. Este pacto significaba también para los carios la posibilidad de contar con una tecnología de guerra que ninguna otra población indígena podía superar.

Pero los españoles y carios se convirtieron en mucho más que aliados, según el investigador Rubiani, «Cuando llegó el originario grupo instalado en Buenos Aires con las primeras mujeres europeas, tras cuatro años de fundada Asunción, alrededor de 2.000 mesticitos ya correteaban por el caserío asunceno». «Los españoles, más que conquistar, fueron ‘indianizados’ por los guaraníes». Entre las ciudades fundadas se destacan Santa Cruz de la Sierra (1561), que con 1,4 millones de habitantes es hoy una de las dos urbes más pobladas de Bolivia, así como también Córdoba (1573), Santa Fe (1573) y Corrientes (1588), que son actualmente las capitales de tres provincias argentinas y tienen 1,4 millones, 650.000 y 350.000 habitantes, respectivamente.

Resistencia Ancestral Mapuche

Es un grupo guerrillero separatista que tiene su base de operaciones en Argentina y Chile. Su intención es crear un Estado mapuche en el territorio de ambos países. Pretenden ignorar que los mapuches eran originarios de Chile y que los habitantes del oriente de la cordillera de Los Andes eran los Tehuelches, de rasgos más fuertes, de mayor estatura que los conquistadores españoles, que los llamaban Patacones por las enormes huellas de sus pies que dejaban en la nieve y el barro con botas de piel de oveja. Existe una hipótesis nada descabellada que este movimiento insurgente en la actualidad sea financiado por grupos de poder de Inglaterra, con intereses en los inmensos depósitos de petróleo de Vaca Muerta, recientemente descubiertos. Además de las pretensiones británicas de siempre.

Facundo Jones Huala es blanco con una cuota de sangre india que tiene la mayoría de los criollos que habitan en la Patagonia, sus apellidos uno galés y otro araucano, son muy frecuentes. Facundo está detenido en la ciudad de Esquel (Chubut) y cuya extradición reclama Chile. Fernando, antes de tener estos objetivos que persigue su hermano, sus intereses fueron otros muy distintos: fue flogger, la tribu urbana que hace diez años se originó en Argentina. Antes tenía por costumbre participar de las juntadas flogger en el shopping Abasto (Buenos Aires) y estaba muy activo en las redes sociales. Su look de ese momento iba en concordancia con los de la tribu urbana: ropa de color flúo, pelo planchado con el flequillo hacia el costado y zapatillas de lona. Para ese entonces se daban «guerra» de tribus urbanas, aunque Jones Huala, según dicen, no participó de las peleas con otros grupos de jóvenes.

Los floggers estuvieron relacionados con la red social Fotolog, un sitio web donde se subían fotos y el resto de usuarios podían comentar en ellas. La llamada «cultura» flogger se originó en Argentina entre los años 2007 y 2010 y luego se expandió al resto de Latinoamérica. Fernando asumió el liderazgo de la organización mapuche desde que su hermano Facundo fue detenido el 27 de junio en un control policial en Esquel, a raíz de un pedido de captura internacional emitido por Interpol Chile. Es por esta razón que se encargó de organizar la protesta del 1º de agosto, en la que desapareció Santiago Maldonado de 28 años, tras un desalojo realizado por parte de Gendarmería. El día anterior al operativo de la Gendarmería, Fernando había sido detenido junto a otros dos compañeros de la RAM. En su posesión encontraron un «manual de Guerra», cuchillos y un papel escrito a mano en el que se encontraban indicaciones para llevar a cabo un «golpe de prensa».

Los hermanos Jones Huala
Los hermanos Jones Huala, Fernando a la izquierda y Facundo a la derecha

Facundo Jones Huala, en una entrevista dijo: «Hay cosas que no puedo ocultar, como mi política y doctrina ideológica. Apoyamos el uso de la violencia política como un arma de autodefensa. Planeamos la liberación mapuche como la reconstrucción de nuestro mundo. Somos el brazo armado del movimiento mapuche: usamos molotovs, cuchillos, palos. Más que eso, no podemos permitirnos». En la entrevista utilizó frases hechas y contradictorias que no se entendía su significado. Uno de los primeros ataques que realizaron luego de su detención fue en la Ruta Nacional 40, abordando un camión, llenaron el camión con aceite y lo hicieron explotar con un cóctel molotov. En la ciudad de Bariloche, quemaron dos edificios dejando pancartas exigiendo la libertad de su líder.

Atacaron la estancia de los Benetton, el vigilante de la estancia Evaristo Jones (otra vez el apellido Jones) informó que ellos lo atacaron y lo torturaron, robaron sus armas y quemaron su cobertizo, alegando que no era una acción contra él, sino contra los dueños de la estancia. La guerrilla cometió ataques similares contra otros empleados y sus familias, quemando bosques y causando daño a la agricultura, los vandalismos sobre los vehículos agrícolas y el servicio eléctrico, y los vehículos que se encontraban en las carreteras cercanas.​ El policía José Aigo fue asesinado cuando intentó revisar un camión que se dirigía a Aluminé. Las organizaciones chilenas marxistas leninistas Frente Patriótico Manuel Rodríguez y el Ejército Guerrillero de los Pobres, ambas forman parte de la RAM.

El 1 de agosto de 2017 personas de la comunidad de Lof Cushamen protestaron por Facundo Jones Huala, bloqueando una carretera cerca de El Maitén, y fueron dispersados por la Gendarmería Nacional Argentina. Santiago Maldonado, un activista anarquista, llamados por todos los medios de prensa, «artesano», que apoyaba la manifestación mapuche, fue posteriormente reportado desaparecido. Con la desaparición de Maldonado el RAM se hizo conocido a nivel nacional e internacional. Los mapuches lonkos Camilo Nahuelquir y Raducindo Calfupan rechazaron las acciones de la RAM y señalaron que sus acciones no son respaldadas por las poblaciones Mapuche.

El líder mapuche Facundo Jones Huala en una entrevista con el periodista argentino Jorge Lanata, abordó los reclamos de esa comunidad aborigen, los hechos de violencia y sabotaje que protagonizaron y la situación de Santiago Maldonado, el artesano que desapareció el 1 de agosto. Huala desconoció la autoridad del Estado argentino sobre los mapuches, reiteró que quieren tomar el control de territorios que actualmente tienen legalmente empresas a las que llaman «trasnacionales» y exigió el reconocimiento de una «nación mapuche».

Jones Huala: Nosotros somos pobres, a nosotros no nos financia nadie. Somos pobres obreros, albañiles, nosotros sí vivimos el hambre, no tenemos esos relojes.

Jorge Lanata: Tengo este reloj porque trabajé para tenerlo.

JH: Ese es el principio del capitalismo y de la mentalidad burguesa. ¿Usted considera que los patrones trabajan?

Lanata: Algunos trabajan y algunos no. Pero no vine a discutir marxismo con vos. ¿Qué derechos tenés para pedir una tierra en la provincia?

JH: Nosotros siempre estuvimos acá. Miles de años llevamos acá, como el pueblo tehuelche. A nosotros nos cambiaron el apellido, porque no soy hijo de ingleses.

Lanata: ¿Cómo sabés que tus títulos son válidos?

JH: Tenemos los documentos de la truchada (falsedad) que hicieron los ingleses en 1928. Roca les dio tierras a los ingleses y a los mapuches, pero los ingleses nos sacaron las tierras con un dibujo de los planos.

La propiedad privada

Lanata: ¿Estás en contra de la propiedad privada?

JH: Sí.

Lanata: Pero está garantizada por la Constitución.

JH: La propiedad comunitaria no está reglamentada. Nosotros tenemos un reclamo constitucional.

Lanata: ¿Cómo podés estar en la Argentina y estar en contra de la propiedad privada?

JH: La propiedad privada está en contra de nosotros. Nosotros existimos antes que el Estado, lo dice la Constitución.

Lanata: Por un lado estás en contra de la propiedad privada y por otro defendés la propiedad más que nadie, porque estás defendiendo la propiedad de 4.000 años. Sos más conservador que los conservadores.

JH: Sí, claro. Soy conservador, sí. Soy mapuche. No soy ni argentino ni chileno, una cosa es la nación y otra el Estado.

Lanata: ¿Vos tenés documento? ¿De qué país es?

JH: Sí, claro. Es del Estado argentino. Pero la nacionalidad es muy diferente al Estado. Hay un Estado Plurinacional en Bolivia.

Lanata: Pero esto no es Bolivia. Hablás de cosas separadas. Allí hay un Estado Plurinacional porque se hizo una Asamblea Constituyente y la gente lo decidió así.

JH: ¿Y por qué acá no se puede?

Lanata: Impulsalo… ¿Pensás que tendrías muchos votos en una elección?

JH: No lo sé. Nosotros no vamos a elecciones burguesas. ¿A los gobernantes alguna vez les interesamos?

Lanata: ¿Te interesan las elecciones?

JH: Si las elecciones cambiaran algo, estarían prohibidas. Es un eslogan. La gente tiene derecho a votar, si les gusta…

Lanata: ¿Estás de acuerdo con la democracia?

JH: Esta es una sociedad burguesa, una sociedad de patrones. Desde que nací estoy obligado a vivir en esta sociedad. La sociedad de mis abuelos era distinta y no éramos pobres. Ahora aparece el Estado porque hay una resistencia, pero no queremos que nos sigan matando.

Lanata: Pero por un lado querés que el Estado esté y por otro lado no…

JH: Yo quiero que se respeten nuestros derechos.

Los atentados y Maldonado

Lanata: Acá hubo setenta y siete atentados en los últimos años…

JH: ¿Hay muertos? ¿De qué lado hay muertos? Sólo de nuestro lado. Yo sé lo que pasó con Santiago Maldonado: Gendarmería se lo llevó. Lo que están haciendo es terrorismo de Estado. Yo crecí torturado.

Lanata: No seas tan frívolo. Terrorismo de Estado era la ESMA, cuando torturaban y mataban. Me hablás como si estuvieras en una asamblea y yo tuviera 14 años.

JH: Usted que me habla como si yo fuera su empleado y yo no soy su empleado. No se equivoque… Sus empleados son como nosotros: indios y pobres. La gente como usted suele tener eso.

Lanata: Lo que pienso es que tus ideas son bien reaccionarias, bien aristocráticas. Estás defendiendo algo que tuvieron tus abuelos hace 200 años.

Lanata: Con lo que decís vos estás de acuerdo con el ISIS, que hizo el atentado en Barcelona. ¿Sabés qué dijo? Queremos volver a tomar Andalucía, que estuvo en manos de los árabes durante 8 siglos. Eso es lo que dijo el ISIS. Estás de acuerdo con eso.

JH: Esas son luchas entre imperialistas. Están financiados por los gringos y Arabia Saudita.

Lanata: ¿Cuál es tu ideal? ¿Qué querrías que pasara?

JH: Tenemos una propuesta política de siete puntos. Recuperación del territorio de tierras productivas y sagradas para trabajar. Mejoramiento de calidad de vida y autonomía mediante el trabajo propio. Ejercicio de nuestros derechos políticos y territoriales: nosotros somos espirituales. Vivienda, salud y educación. Acabar con el latifundio y la explotación. Resistencia a la empresas trasnacionales y expulsarlas y ahí viene el sabotaje. Reconstrucción del mundo mapuche: nosotros somos mapuches por linaje.

Además dijo: «Nosotros existimos antes que el Estado»

En una entrevista realizada a Gustavo Bueno en Oviedo por La Nueva España, el 12 de mayo de 2004, sobre esta cuestión fue muy claro y respondió lo siguiente:

—La crítica a la apropiación es de tradición marxista.

—Marx ve la guerra como resultado de la lucha de clases. Una continuación de la lucha de clases. Yo planteé la vuelta del revés del marxismo hace ya mucho tiempo. Hay que ver la lucha de clases dialécticamente, a través de los estados. La propiedad privada viene del Estado. Eso se dice mucho antes de Engels. Y es lo contrario a Engels. Cuando hay Estado empieza el reparto de la propiedad territorial y el inicio de la propiedad privada. Antes, es la apropiación del territorio. Pero ¿con qué derecho? Con el derecho de la fuerza. No es derecho natural, no vale eso de ser el primer ocupante. ¿Por qué tiene más derecho el primer ocupante que el segundo?

«El comunismo está negado ya por el Estado, porque para el Estado la tierra es de éste o de aquél, pero no de cualquiera. Si hay lucha de clases es a través del Estado, que asegura la propiedad privada de los ciudadanos.»

Además ¿Quién es el primer ocupante? Algo que erróneamente por ignorancia o por ideología comparte el Papa Francisco (peronista de izquierda), por citar a una figura de trascendencia internacional. Existe un clima cultural en América latina, por la defensa de los derechos de los pueblos originarios ¿Cómo pueblos originarios? ¿Quiénes son los pueblos originarios? Si no hay pueblos originarios americanos. Existen distintas teorías antropológicas acerca del poblamiento americano. Lo cierto es que no hay un hombre originario americano.

The Mapuche Nation, el pueblo originario con sede en Bristol, Inglaterra

El centro de operaciones de la «lucha por la autodeterminación» de los mapuches de Chile y Argentina está ubicado desde 1978 en el #6 de Lodge Street, en la ciudad portuaria inglesa de Bristol. Desde allí abogan por la causa. «El día 11 de mayo de 1996, un grupo de mapuches y europeos comprometidos con el destino de los pueblos y naciones indígenas de las Américas, y en particular con el pueblo mapuche de Chile y Argentina, lanzaron la Mapuche International Link (MIL) en Bristol, United Kingdom», explican las autoridades de esta organización; a saber, Edward James (Relaciones Públicas), Colette Linehan (administradora), Madeline Stanley (coordinadora de Voluntarios), Fiona Waters (a cargo del equipo de Derechos Humanos), entre otros.

Reynaldo Mariqueo, el único mapuche, hace las veces de secretario general secundado por Dame-Nina Saleh Ahmed, vice secretaria general. Es llamativo que Inglaterra acoja a esta suerte de embajada mapuche. Es significativo que un país que siempre buscó deslegitimar la conquista española, respalde esta causa. No digo que lo haga el gobierno inglés de manera oficial pero si apoyada desde alguna estructura política del gobierno. El ciudadano chileno Reynaldo Mariqueo, que se arroga la condición de mapuche, huyó de Chile durante la dictadura militar de Pinochet, llegó a la Argentina, donde estudió y luego huye de Argentina, en 1976, con el advenimiento de la junta militar al poder, y se establece en Inglaterra. Desde allí recorre Europa con el apoyo de las izquierdas y la progresía mundial.

El objetivo que persiguen es «en última instancia, conquistar el derecho a la autodeterminación», mientras en el sur del continente americano grupos de mapuches, como la llamada agrupación Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) o la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), le declaran la “guerra a Argentina y Chile”, y protagonizan actos de sabotaje, incendios y amenazas. La MIL lo explica en ingles que: «the Mapuche Nation está situada en lo que se conoce como el Cono Sur de Sudamérica, en el área actualmente ocupada (sic) por los Estados argentino y chileno». «Su identidad como nación autónoma, unida a la conciencia de ser parte de una cultura, una herencia histórica y una espiritual diferentes ha creado un movimiento sociopolítico inspirado en esas aspiraciones comunes», dice The Mapuche Nation. Reynaldo Mariqueo es el werken (en mapuche), es decir, vocero o representante.

El territorio ancestral mapuche según la organización con sede en Bristol abarca la «Pampa and Patagonia of Argentina…». Así lo explican: «La Nación Mapuche está ubicada en el sur de los territorios que hoy ocupan los Estados de Chile y Argentina –afirma la MIL–. Hace un poco más de 130 años su territorio ancestral, y el de otros pueblos originarios aliados, se extendía desde el sur del río Bío-Bío (Chile) hasta el extremo austral del continente, y en Argentina desde los ríos Colorado y Salado hasta el estrecho de Magallanes», agregan. Y eso no es todo. Para los miembros británicos de la nación mapuche, el territorio ancestral abarca también las islas Malvinas y la Antártida…

En el mismo documento, fijan el año 1860 como el de la «Gran Asamblea Constituyente» en la cual «los más notables representantes del pueblo mapuche» fundaron «un gobierno monárquico constitucional». Y agregando que, «tras la ocupación del territorio del estado mapuche (sic), la Casa Real de dicho gobierno se estableció en el exilio en Francia, desde donde viene operando de manera ininterrumpida desde entonces». Curiosamente, a la vez que hacen reivindicación de sus derechos ancestrales y de su condición «originaria», los mapuches reconocen una dinastía francesa fundada por la ocurrencia de Orélie Antoine de Tounens (1825-1878), un abogado francés y masón que desembarcó en Chile en 1858 y se autoproclamó Rey de la Araucanía y de la Patagonia.

El mapa mapuche
El mapa de la nación mapuche

 

La monarquía mapuche en el exilio: el rey, Jean-Michel Parasiliti di Para o Príncipe Antoine IV, y Su Excelencia Reynaldo Mariqueo, Conde de Lul-lul Mawidha, a cargo de Asuntos Exteriores. «Tanto el gobierno monárquico como el pueblo mapuche en su conjunto jamás han renunciado ni a sus derechos soberanos ni a la restitución de su territorio ancestral», afirman. La «monarquía mapuche», entonces, además de ser francesa es hereditaria, de modo que sobre los territorios de Araucanía y Patagonia han «reinado» sucesivamente siete soberanos: Gustave-Achille Laviarde o Aquiles I; Antoine-Hippolyte Cros o Antonio II; Laura-Therese Cros-Bernard o Laura Teresa I; etcétera, hasta llegar al actual, Jean-Michel Parasiliti di Para o Príncipe Antoine IV, desde el 9 de enero de 2014. La corte de Antonio IV se completa con un «presidente del Consejo del Reino, Su Excelencia Daniel Werba, Duque de Santa Cruz» y con un «miembro del Consejo de Estado y encargado de los Asuntos Exteriores, Su Excelencia Reynaldo Mariqueo, Conde de Lul-lul Mawidha y Caballero de la Orden Real de la Corona de Acero».

Aunque denuncia «invasión», «genocidio», «represión», «espionaje» y otra larga lista de supuestos atropellos por parte de los Estados de Chile y Argentina, la «Nación Mapuche» se pone bajo la protección de un país extranjero y reconocen la dinastía inaugurada por un aventurero. De hecho, sus territorios ancestrales fueron puestos bajo protección de Francia ya en 1860, lo que claramente implicaba establecer una cabecera de playa de una potencia extranjera en la retaguardia de las jóvenes naciones sudamericanas. Además de estos documentos fundacionales, de las listas dinásticas y de la historia mapuche, en The Mapuche Nation pueden encontrarse noticias, denuncias y campañas (como una contra el Tratado de Libre Comercio entre Chile y la Unión Europea). Y otras actividades que manifiestan contra el gobierno de Chile (…).

 

Bigliografía

En catoblepas, revista crítica del presente. Nódulo Materialista. Número 180, pág. 13. Año 2017

El suicida como un “individuo flotante”, a propósito del suicidio de “Poto”

images

Tensiones familiares, disgustos, padres alcohólicos, adicciones, aburrimiento, entornos traumáticos, falta de horizontes, falta de propósitos en la vida, estas y otras causas figuran como causantes en la drástica decisión de quitarse la vida.

Estos problemas recuerdan las palabras de Jesús:” ¿Qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo y perdiere su alma? (Marcos 8:36). Preguntas que se desvanecen al no saber el rumbo que toma la vida o los sentidos a la vida para aquellos, resignados en su pensamiento que ven un túnel sin salida.

En otras entradas señalamos que el suicidio es una de las principales causas de muerte entre la población más joven y en nuestra provincia se elevó de 1,9 en los años 1990-92, a 6,7 en los años 2011-13, por cada 100.000 hab.; claro está que nada dicen las estadísticas de aquellos que lo intentan y fracasan.

La pregunta que nos hacemos, es que puede suceder para que un ser humano atente directamente contra un impulso biológico primario, como es el de la propia supervivencia. En las ciencias psicológicas y psiquiátricas el suicidio es generalmente asociado a alteraciones de carácter psíquicos, frecuentemente depresión (casi siempre de carácter medio, no tanto profundo). Pero, ¿Es siempre así? ¿Cabe sostener con carácter absoluto que siempre el acto suicida es consecuencia de un estado anómalo desde el punto de vista psíquico y nada tiene que ver el punto de vista ético o jurídico? ¿Es impensable el suicidio nacido, no de una anomalía psicológica, sino de una serena reflexión conducente a una valoración objetiva de una situación determinada?

Dejando al lado posiciones de que el suicidio es una falta hecha a Dios (un pecado). En cuanto a que el suicidio supone un atentado contra la naturaleza (contra la ley natural), suponiendo que tengamos alguna obligación ética o moral con la naturaleza, y suponiendo que con el suicidio de alguien provoca algún daño a la propia naturaleza (asunto que se lo analizará en otra oportunidad).

Parece que un grupo de científicos canadienses pertenecientes al Royal Hospital de Ottawa, cree haber descubierto el gen que predispone al suicidio: se trata del gen que controla los receptores de serotonina neurotransmisor esencial en el estado de ánimo; y dado que la depresión se halla asociada a bajos niveles de serotonina, el descubrimiento vendría a confirmar la relación que los psiquiatras han establecido desde siempre entre depresión y suicidio, más poniendo de relieve que cuando a una personalidad depresiva básica se le añade una mutación de dicho gen presenta el doble de posibilidad de suicidarse que aquellos otros sujetos depresivos que no tienen, en cambio, tal mutación.

Esto sería más esclarecedor, para la comprensión del suicidio, si se introduce otras perspectivas, de carácter sociológico y cultural (como lo hizo tiempo atrás el propio Durkheim con su concepto de “anomia”), el suicidio sería mejor comprendido cuando se analiza los contextos sociales y culturales. Aquí es donde se inserta un individuo, en este contexto histórico, cultural y social que muchas veces es incapaz de desactivar el imperativo biológico, como es la propia supervivencia.

Cuando decimos que en nuestra provincia, la mayoría de los adolescentes y jóvenes están por debajo del nivel de la pobreza, cuando a muchos se les clausuró el horizonte, el porvenir y las posibilidades de promoción social, cuando a muchos no les queda más que emigrar buscando mejorar su calidad de vida, cuando los gobiernos municipales, de las comisiones municipales y el provincial no resuelven los serios problemas de empleos de los jóvenes y solo se dedican a soluciones espasmódicas, cuando en la ciudad de La Banda que se encuentra (en el lugar 12°), junto con otras, a nivel país, con la mayor cantidad de jóvenes que ni estudian ni trabajan; son cientos de miles de jóvenes que ven su futuro atado a los planes sociales, a alguna asignación o a los designios de un puntero político, y que muchos ven la salida a sus aflicciones, sus perturbaciones mentales, a las adicciones o al dinero fácil a través del “narcomenudeo”, entonces, es imposible no tener en cuenta los “contextos” donde se desarrollan la vida de nuestros changos.

Nadie se quita la vida si considera factible continuar viviendo (dejando de lado la psicopatología), y sólo lo hace cuando las exigencias a las que ha de hacer frente le resulta más indeseable e insoportable que la muerte misma. Que tales circunstancias se vean acompañadas frecuentemente por un estado depresivo (con o sin serotonina, no tiene nada de extraño, lo extraño si acaso, sería lo contrario). Si es así, “Poto”, y tantos otros, no se suicidó porque estaba deprimido, sino que está deprimido porque no ve más alternativa que suicidarse, y así resolver sus problemas de adicciones. Dicho de otro modo: acaso la depresión no sea la causa de la “idealización suicida”, sino su consecuencia.

Para comprender al suicida es necesario ir más allá de las ciencias psicológicas y médicas. La figura antropológica de “individuo flotante” del profesor Gustavo Bueno, resulta sugerente: individuos flotantes serían “individuos que dejan de estar asentados en la tierra firme de una personalidad ligada a un tejido de arquetipos regularmente interadaptados. Las individualidades flotantes resultarían de situaciones en las cuales desfallece, en una proporción significativa, la conexión entre los fines de muchos individuos y los planes o programas colectivos”. Sin duda, una situación tal podría provocar en el individuo un estado de depresión e impotencia, de inadaptación y de completa pérdida de sentido, capaz de conducirle a la decisión de terminar con su vida.

Nos dice, Alfonso Fernández Tresguerres, “la ruptura de esa conexión entre los fines individuales y los programas colectivos, su incompatibilidad, no ha de ser por fuerza interpretada en términos subjetivos, es decir, percibida como tal únicamente por el individuo que se muestra incapaz de ajustarse a las condiciones en las que ha de resolver su vida, mediante la opción entre los planes y programas disponibles, sino que el desajuste puede ser enteramente objetivo, porque el hacer, en general, del individuo (y también su hacer en sentido moral) se ha vuelto imposible en esas condiciones dadas. En este segundo caso, substraerse definitivamente de la sociedad y del mundo, de la vida, suicidarse, lejos de ser consecuencia de una alteración psíquica puede verse visto como un acto dictado por la prudencia y por la razón; también un acto, seguramente, de vano e inútil protesta, porque, a fin de cuentas, es probable que uno siempre se suicide contra algo o contra alguien”.

El suicidio por ahorcamiento de Oscar “Poto” Rios, fue llevado a cabo en la plaza de mi barrio (Central Argentino Amp. de la ciudad de La Banda) el 30 de octubre. “Poto” fue mi alumno y egresó del Colegio Agrotécnico La Granja. En el momento de que escribía este artículo, otro ex alumno y vecino, Nico “flaco” Argañaraz,(15 de Nov.) también intentó suicidarse, pero su cinto se cortó.

A la memoria de Oscar “Poto” Rios.

 

Por Hugo R. Manfredi

 

Bibliografía consultada:

° Fernández Tresguerres, A. “Del suicidio”. En catoblepas, revista crítica del presente. Nódulo Materialista.

° Perednik, Gustavo. “Filosofía y suicidio”. En catoblepas, revista crítica del presente. Nódulo Materialista.

° Rodriguez Genovés, F. “Cura moral, libertad y política: Michel Foucault como pre-texto”. En catoblepas, revista crítica del presente. Nódulo Materialista.

 

La memoria histórica y sus miserias en Santiago del Estero

 

Si algo hemos visto los santiagueños (y en gran parte los argentinos), en los últimos tiempos fue y es una suerte de “privatización de la memoria”, es decir, hacer aflorar la memoria de la historia y despojarla de sentido, anulando los sentidos y recortando los recuerdo.

En esta tarea de secuestrar la realidad histórica, algunos organismos de Derechos Humanos, y algunos de sus integrantes (rentados), han ayudado a presentar a la sociedad santiagueña, a una sociedad democrática esa realidad histórica (actual), como un producto histórico sin causalidad histórica, solapando líneas éticas y haciéndolas difusas sobre lo que es: democracia y dictadura; democracia y terrorismo de Estado; democracia y juarismo; democracia y zamorismo.

En esta tarea, que impidió generar nuevos organismos de Derechos Humanos sin contaminaciones partidarias, sin confusiones históricas, sin corrupción, y que permitió construir estructuras de impunidad. Vimos (y vemos) extrañamente la equiparación ética entre quienes apoyaron o participaron en la dictadura y los que fueron víctimas del Terrorismo de Estado, entre colaboradores y cómplices y de aquellos opositores. Apenas entendemos, que la supuesta “memoria de Estado”, tiene como objetivo desproveer de calidad moral a los implicados con la dictadura y socializar los valores democráticos.

En este entrevero, diferentes generaciones conviven en los organismos de DDHH y en sus simpatizantes actuales, es algo que nosotros denominaremos “la convivencia de los antagonismos históricos y de los relatos únicos”.

En este entrevero están los que defenestran a Musa Azar y los que callaron con Milani, están los que callaron con el Proyecto X, están  los supuestos defensores de los DDHH y los que hacían negocios con la 1050 de Martinez de Hoz y que dijeron que no había desaparecidos en Santa Cruz  (cuando el recinto de la Legislatura provincial lleva el nombre de un detenido-desaparecido), están  los Verbitsky y Zaffaroni que fueron funcionarios y apoyaron la dictadura como ellos y los que estaban en el otro lado de la “picana”, están los del “Sueño Compartido”, y los que siguen luchando por la, Memoria, Verdad y Justicia, están los familiares de los detenidos-desaparecidos, los que marcharon por Milagro Salas y Santiago Maldonado y los que callaron con la muerte de Raúl Dominguez, Marito Salto, Galván, Ferreyra, Nisman y los muertos por el narcotráfico y la lucha campesina,y otros más, están los que miraron al costado ante la represión y las injusticias que sufrieron los docentes por reclamar por sus derechos. Nunca estuvieron donde nosotros estábamos. La verdad que hartan las sobreactuaciones.

El Estado provincial desde esta “convivencia de los antagonismos” (cínicos), junto con los organismos de DDHH y sus acólitos favorecidos por el infernal aparato de propaganda, ya dominan el presente, quieren dominar el futuro, aspirando a dominar el pasado. Pero, ¿A quién corresponde la soberanía sobre el tiempo? ¿El partido gobernante y sus acólitos desde la subsecretaria y los organismos de Derechos Humanos pueden ordenar ese pasado?

Sin embargo, Karl Marx (y muchos de los partidarios de la “memoria histórica se creen marxistas), no era proclive a una política del pasado y decía: “La revolución social del siglo XIX no puede sacar su poesía del pasado solamente del porvenir (…) La revolución del siglo XIX debe dejar que los muertos entierren a sus muertos, para cobrar conciencia de su propio contenido”.

Las estigmatizaciones, las diatribas panfletarias, los voceros en sus nuevas políticas de alianzas, pueden señalar simpatías con Cuba, Venezuela, Milagro Salas, u otros malandras disfrazados de progresistas. Pueden aborrecer dictaduras brutales como las que ocurrieron en América Latina, y en esto coincidimos. Pero, el fin de la impunidad a la que hacen referencia, en esta jerga progresista, es a las dictaduras de derechas, no de las izquierdas.

En nuestra opinión estos organismos y algunos de sus voceros pueden tener una influencia, más aparente que real, pues viven, algunos del erario público y del apoyo mediático del gobierno. Y es probable que sin subvención estatal se esfumen en el aire.

Pueden marchar, disgustarse, conmoverse hasta las lágrimas (sobreactuación que yo ví), banalizando y profanando banderas y luchas tan caras para el pueblo argentino. Pero ya sabemos que no es más que una estrategia donde se enmascara mediante de lo que algunos historiadores italianos han denominado “moralismo sublime”. Y como señaló el filósofo escosés Alasdair Macintyre, vivimos en una época dominada por una moral de tipo “emotivista”, donde las argumentaciones se presentan como si fueran racionales e impersonales, pretenden apelar a reglas objetivas, cuando en el fondo esconden voluntades antagónicas. Los “emotivistas” justifican los juicios y decisiones refiriéndolas a reglas o principios universales que se derivan de una cadena de razonamiento que parten desde las preferencias de una voluntad individual. Nietzsche y Sartre, consideraron esos juicios morales como una máscara de la voluntad de poder y como un ejercicio de mala fe.

Por su parte, Macintyre describe los contenidos de esa moral de un modo tajante: disfraces y máscaras de neutralidad por un lado; y voluntad de poder y preferencias individuales, por otro.

Los silencios y las miradas distraídas es una táctica hábil, que hasta ahora, les han producido buenos réditos (monetarios y electorales). Y quizás algún día más pronto que tarde se verán obligados a decidir, no podrán callar ni andar por las ramas; lo veremos.

En el mientras tanto, hay un deseo totalitario de controlar el pasado y la memoria histórica, heredada de las dictaduras (de izquierda o derecha) esa mentalidad de intolerancia, de atropello ideológico, de la descalificación del adversario para destruirlo. Asistimos, a partir de estas premisas, al intento de instauración de paladines y falsos profetas heroicos en la lucha de las dictaduras y de los gobiernos con modelos económicos neoliberales o al menos de los dicen que se parecen, insertas en una narración y una interpretación del pasado reciente.

A pesar de su simplicidad y maniqueísmo, esta narrativa se encuentra presente en los medios locales de comunicación que forjan la opinión pública de la mayoría. Y es un muro de contención que impide pronunciarse con un mínimo de libertad, objetividad sobre éste pasado cercano. Es una ilustración más de las profundas diferencias existentes entre la historia y memoria histórica.

“A los que profesan la memoria histórica tienen como objetivo fundar una identidad o garantizar la supervivencia de ese grupo. Se trata de un modo de relación con el pasado de carácter afectivo y, con frecuencia doloroso; lo que implica un culto al recuerdo y a la conmemoración obsesiva de ciertos sucesos. La memoria es, además, selectiva por naturaleza, ya que tiene por base una selección “partidista” de los acontecimientos. En ese sentido, memoria histórica se sostiene en la conmemoración, mientras que la historia lo hace en la investigación. La primera está, por definición, al abrigo de dudas y revisiones, la segunda admite la posibilidad de revisión, en la medida en que ambiciona establecer hechos y situarlos en su contexto para evitar anacronismos. La memoria histórica demanda adhesión; la historia distancia” (1).

Obviando otros análisis de los cultores de la memoria histórica, el relato diríamos teológico-político demuestra que el síndrome de la memoria ha calado igualmente en las cabezas huecas. Pero estos, sin duda, seguirán clamando, protestando y molestando desde falseos erróneos a nuestro entender, banalizando la historia y confundiendo etapas históricas.

 

Por Hugo R. Manfredi

 

Citas y Notas

° (1) González Cuevas, Pedro C. “Miserias de la memoria histórica. Algunos disparates orwellianos en torno a las políticas de la memoria”. En Catoblepas, revista crítica del presente, N° 116, octubre 2011, pág. 13.

° También Bueno, Gustavo “Sobre la imparcialidad del historiador y otras cuestiones de Teoría de la Historia”. En Catoblepas, revista crítica del presente. Rasguños, N° 35, enero 2005, pág. 2.

° Raúl Dominguez: El 22 de abril del año 2008, Raúl Dominguez, empleado de la Dirección de Rentas de la provincia, había presentado una denuncia por la adulteración de timbrado en dicha dependencia pública, echando luz sobre una organización criminal que estafaba al Estado provincial. A partir de esta denuncia se produjeron varios allanamientos y se descubrió la Mega Defraudación de Rentas. Esta causa nunca se investigó, nunca preservaron al testigo. Todos se enteraban que el tenía que declarar en el D6 ¿Porqué nunca lo hicieron declarar en Tribunales?¿Porqué no aparecen las declaraciones de él, eran tres y aparece solo una? Se indaga su hijo Milton Dominguez. Desde allí empezó su calvario hasta que lo secuestraron, torturaron y asesinaron.

° Marito Salto: El 31 de mayo del 2016 en Quimilí (Dpto. Moreno), Marito salió de la escuela, y cuando fue a pescar, fue raptado, violado, torturado y descuartizado, luego a su cuerpo lo tiraron en un basural en distintas bolsas, dos días después. Entre la primera hipótesis que manejó el juez (Miguel Moreno), que tenía la causa desde un principio y luego fue denunciado y apartado, es que habla del móvil de asesinato, un supuesto ajuste de cuentas narco. Marito, sobrino de un policía que un día estaba en una ruta, vio pasar un camión, agarró el teléfono y dijo: “veo que pasa un camión sospechoso”. Solamente por eso, los narcos se cree que le mataron a su sobrino. Se llevan más de 70 marchas y ayer se hizo una en ciudad capital pidiendo justicia. El día viernes 10 del actual mes y año Eduardo Feinmann, en su programa del canal A24, lo sintetizó de esta manera al caso: “En Santiago del Estero hay una guerra narco y hay altos funcionarios involucrados”.

 

 

El problema y los problemas de Santiago del Estero (Última parte)

Texto 17   Exceso de las palabras

Cuanto mayor es el deseo de notoriedad de los políticos “pobrecistas” y aspirantes a líderes, saben que una forma de prestar atención por parte de sus adherentes, es emplear en sus discursos la palabra “pueblo, de modo que hablan en su nombre y están en medio de las palabras.

Llenarse la boca de “pueblo”, solo tiene entidad imaginaria en la oratoria de estos charlatanes, tiene un protagonismo simbólico como irreal; resulta que el pueblo jamás pudo ir más allá del ámbito lingüístico, pues los datos de ese pueblo a quien dicen representar, tienen serias dificultades económicos y sociales.

Pero de que sorprenderse de estos “muchachos”, quienes después de conseguir el poder político, la igualdad habrá sido tan solo un argumento para salir de la desigualdad en que estaban y crear después, de hecho, más desigualdad social.

Esta es una de las mayores mascaradas del partido gobernante en la provincia, que en estos lodos demagógicos que aseguran, que afirman que, gobiernan en nombre del bienestar y la felicidad del pueblo.

 

Texto 18   Urbanización sin justicia social

Las políticas de gestión municipal tienen demasiada importancia. En un reciente informe del INDEC, nos da cuenta que el 45% de los santiagueños que viven en la ciudad capital están bajo la línea de la pobreza y un 13% en la indigencia. Y esta realidad desgraciadamente no escapan las demás ciudades de primer y segundo orden en la provincia.

Sin necesidad de leer informes y con la simple experiencia en el espacio urbano, damos cuenta de una creciente desigualdad social en las ciudades y por otro lado, observamos gastos desorbitados en infraestructura “no esenciales”. A esto hay que sumar que ya, desde los años noventa, la privatización de servicios públicos (que no llega por igual a los distintos sectores sociales).

La población de las ciudades santiagueñas, vienen teniendo un crecimiento sostenido por dos fenómenos: el crecimiento demográfico natural y la migración de poblaciones rurales hacia los principales centros urbanos, esto se dio por: el cierre de los ramales ferroviarios, el avance de la frontera agropecuaria con mecanización, la expulsión de comunidades campesinas a causa de la “pampeanización” de la provincia, a partir de la sojización, entre las principales causas. Todo esto conformó una cadena de “microexpulsiones”, como las ha denominado Saskia Sassen, que provocó no solo un acelerado éxodo hacia las ciudades, y la creación de asentamientos precarios (1), en los márgenes de las ciudades, y con una alta vulnerabilidad que se ven reflejadas y multiplicadas ante los fenómenos meteorológicos extremos.

Son estas alteraciones climáticas que plantean serios dilemas sobre el bienestar de estas poblaciones urbanas. La primera cuestión, es que desde hace un tiempo las capacidades de los gobiernos locales han sido socavadas por medidas de austeridad presupuestaria y la limitación de sus competencias que no responden ni toman en cuenta los desafíos climáticos.

La inversión privada en servicios públicos está casi en su mínima expresión, lo que ha degradado y sobresaturado las infraestructuras en muchas ciudades, por ejemplo, es común que ante una ola de calor, la baja tensión y apagones se sucedan por una saturación de la red eléctrica.

La segunda cuestión es que ante la creciente mercantilización en las ciudades, y con el aumento de la especulación del suelo, desencadena un proceso de gentrificación (o elitización) de los cascos históricos y el macrocentro (y sus adyacencias), expulsando poblaciones hacia zonas más modestas. Esto lo observamos en la ciudad capital: B° Alberdi, Parque Aguirre, Juan XXIII (Pacará), Parque Aguirre, Tarapaya, Aeropuerto, Río Dulce, Salta prolongación en La Banda, en donde a muchas familias les dieron viviendas en los barrios periféricos del conurbano, como ser Villa del Carmen, Borges, Aeropuerto, el Rincón en La Banda y otros, ante obras realizadas en este sector (Terminal de Ómnibus, Tren al Desarrollo, espacios verdes, costaneras y su prolongación). Sumado a ello como dijimos que la privatización de los servicios esenciales condicionaron las políticas públicas, ya han mostrado que son ineficaces para incrementar el bienestar social de las mayorías, y para esto es necesario la remunicipalización de los servicios básicos: agua potable, energía eléctrica, cloacas , gas natural.

La tercera cuestión, vinculada con la anterior, apunta a la contradicción entre la enorme demanda desatendida de servicios básicos en los sectores más pobres de las distintas ciudades del interior, al tiempo que se destinan sumas astronómicas a la construcción de grandes infraestructuras redundantes o innecesarias (o faraónicas para algunos). Esto supone negar un derecho esencial a los vecinos más pobres, todo ello ahonda en la segmentación socioespacial y profundiza las desigualdades en el entorno humano.

Sin embargo, ante la creciente desigualdad, la respuesta ha sido ignorar la pobreza urbana e incrementar la segregación socioespacial sobre todo en la ciudad capital, a través de una creciente privatización de los espacios: urbanizaciones cerradas y espacios de ocio privatizadas, por ejemplo.

La cuarta cuestión, que nos planteamos, es en cuanto a la “gobernanza urbana”, en ordenación territorial e infraestructura. Estamos haciendo referencia a los procesos de decisión de las políticas municipales, ¿Quién planifica y para quién se lo hace en los espacios urbanos? Aspecto que en otro momento los ampliaremos.

  • (1) ONU Hábitat, define asentamiento precario a partir de cinco características: acceso inadecuado a agua potable, acceso inadecuado a infraestructura y saneamiento; calidad estructural reducida en la vivienda; superpoblación; estatus residencial precario. Disponible en : http//unhabitat.org/urbanthemes.

 

Texto 19   La sociedad santiagueña entre el miedo y la libertad

Desde hace ya mucho tiempo, sostenemos que el miedo funciona como perfecto instrumento de control social, pero esto nunca es demasiado concreto, preciso, tangible.

Pero sabemos de comentarios: que es el miedo a perder el trabajo, el miedo a verse envuelto en problemas socio laborales, el miedo a perder el subsidio o la pensión, el miedo a ser identificado a ser parte de un colectivo demonizado por ser oposición. En suma, el miedo a sufrir los efectos de una vida cada vez más miserables, más precarizados.

Salir a libertad, es crear condiciones de posibilidades que imposibiliten cualquier sojuzgamiento mediante el desarrollo. Posibilidad de ciudadanía, de una igualdad de oportunidades o de igualdad de posiciones materiales más allá de las declamaciones para la tribuna, más allá de los formalismos.

Todos los días nos salpican noticias de nuestro amplio territorio, sobre los sufrimientos inmediatos, de persecutas, de algo nuevo que salta inesperadamente de mecanismos del miedo como control social, que ya es secular en nuestra provincia.

Pero siempre rescatamos, que a pesar de los miedos, los temores, del pánico, muchos santiagueños mantienen un mínimo resto de dignidad disidente, y no caen en la trampa del miedo instrumentalizado.

Muchas veces nos preguntamos, y reflexionamos desde diversos artículos, ¿Por qué los santiagueños han naturalizado su condición de ser y estar en esta realidad de ahogos, dolores y miedos? Respuestas que anticipamos y seguimos buscando nuevas respuestas.

 

A manera de reflexiones finales

Este repaso a través desde distintos textos y que no se agotan en los números que expusimos, no obligó a reconocer necesariamente el carácter histórico de algunas Ideas y por ello al cultivo sistemático de las mismas, desechamos aquellas que han dejado de servir para entender, comprender la realidad provincial, a tal punto de no poder necesitarla.

En la cuestión del término problemas de Santiago del Estero. Nos estamos refiriendo a la pregunta por el “ser” de Santiago del Estero, la que media entre los “problemas” de Santiago del Estero en plural y el “problema” de Santiago del Estero.

Y es que los “problemas” nos remiten a la pluralidad de asuntos que se ciñen a una campo particular de la realidad (la economía, la sociología, la geografía, la historia, etc.), en lo que las soluciones responden a un planteamiento categorial, es decir, científico, dado un campo de términos fuera del cual dicha solución no es extrapolable, mientras que “el problema”, se refiere a la Idea misma de Santiago del Estero, es decir, a la posibilidad de que haya una realidad común a todos esos campos particulares científicos que por su misma naturaleza desborda el tratamiento particular desde cada uno de ellos, y en eso consiste el ser de una Idea.

Es probable que muchos no coincidan con nuestra Idea de Santiago del Estero, será por intereses diversos o por lo que fuera. Donde algunos ven progreso y éxitos luminosos, tenemos a la vista una de los más catastróficos fracasos políticos de la historia reciente. Una de las más escandalosas estafas ideológicas y políticas. Y decimos fracaso por los estados de pobreza persistente y el agrandamiento de las desigualdades sociales. Y en esto sí parece coincidir “el problema” y “los problemas” de Santiago del Estero.

 

Por Hugo R. Manfredi

 

 

El problema y los problemas de Santiago del Estero ( Sexta parte)

Texto 15   Derechos para pocos

Mientras muchos santiagueños apenas sobreviven a la precariedad laboral, a los exiguos ingresos, y a tantas formas de miserabilización que precarizan la vida, otros se hastían en su propio despilfarro.

Venimos de crisis en crisis que, aparte de lo económico es político, ético y cultural. Las culpas se reparten a diestra y siniestra, mientras se jactan de cierto equilibrio financiero y orden administrativo, pero lo cierto es que la desigualdad social se amplía cada vez más.

Algunos “bufones de unidades básicas”, reparten culpas hacia el nuevo gobierno nacional, sin hacer la menor autocrítica de sus militancias en los últimos veinticinco años por lo menos. Lo que vemos es la suma-consecuencia de años de políticas neoliberales que impusieron ajustes, recortes drásticos en el sector público, la disolución de derechos básicos o de ínfima calidad (educación, salud, viviendas, empleo dignos). Esto no fue más que un proceso planificado de precarización de la vida para la inmensa mayoría de comprovincianos. Y desde aquí y ahora nos preguntamos, ¿Cómo es posible seguir hablando de seguridad y paz social en medio de tanta opresión y de tantas necesidades?

Interrogantes que necesitan reflexiones compartidas, hacia un debate público sobre la moralidad y viabilidad humana de sus consecuencias políticas y sociales de las políticas y acciones ejecutadas (más allá del mero cálculo económico, porque, como diría Antonio Machado, “solo el necio confunde valor y precio”). O dicho de otro modo, ¿cómo avanzar hacia unas verdaderas condiciones de posibilidad de la erradicación de la pobreza como prioridad sin aplazamientos?, ¿Es posible una auténtica política dirigida hacia la redistribución justa, equitativa y segura de la riqueza?

Los “nuevos ricos de Santiago del Estero, son más ricos y una gran mayoría pobres. Los primeros sacan buen partido hasta de la dichosa crisis y si no son capaces de sacarlos por sí mismos, ya se encargan sus testaferros de “cubrirles bien las espaldas”, mientras que el segundo colectivo ven como sus derechos son diezmados, “por su bien”, por quienes dicen representarlos.

 

Texto 16   La violencia de la injusticia

Es más sencillo negar la autocrítica y endilgarle la culpa a otros, sencillo es defender una causa equivocada que aceptar las evidencias del error. Detrás del interés partidista de una minoría, de sindicatos casi sin afiliados, de expresiones políticas que hablan de calidad de la enseñanza promoviendo, sin apoyo de los profesores y antidemocráticamente, montañas de analfabetos.

Es una paradoja de nuestra provincia, que radica en las andanzas de las élites gobernante, preocupada según dicen ellos del destino del pueblo ante una crisis política, económica y social que ellos fueron y son parte, no remedia ni corrige las cotas altísimas de fracaso escolar que estalla en el seno de los hogares con rentas deprimidas, porcentajes escalofriantes, si se les suman los datos del último informe de “Evaluación Aprender” del Ministerio de Educación de la Nación.

Entonces, podemos decir que esta casta política que nosotros denominamos los “pobrecistas”, ni les importa el fuego “amigo” que durante los últimos veinte años, por lo menos, ha ocasionado su ideal pseudo justicialista y pseudo progresista de justicia, ni le avergüenza que el horizonte de los que aparentemente no fracasan, anden cercano al retraso y a los altibajos por las cotas bajísimas de conocimiento y a las políticas educativas de manipulación, adoctrinamiento que impusieron en las Universidades e Institutos de Formación.

Esta casta política, aplastada por sus modelos ideológicos ya fracasados y sin demasiadas referencias de lo mejor en el mundo, se llena la boca de valores de la calidad, el esfuerzo y la exigencia en educación.

La desigualdad social y educativa se hace más evidente en la medida que nos alejamos de las luces del conurbano Santiago-La Banda. Pero esta casta nunca constituye insulto a la inteligencia humana propiciar niveles intelectualmente bajos, y lo cierto es que, la privación de conocimientos: envilece la enseñanza y, lo más importante es que degrada y humilla a sus destinatarios, a esos cientos de miles de alumnos y alumnas que habitan en medio de la precariedad económica.

Tanto humilla que estudiantes sin recursos y en un gran porcentaje estén por debajo de la línea de la pobreza, según la UNICEF, y su falta de información lo convierten en una población económicamente vulnerable que por ser joven y carecen de adecuada cualificación son: candidatos a emigrar, a la desocupación, a la precariedad laboral y por tanto a la segregación.

Las políticas educativas es una clase de “violencia distributiva”, porque lejos de optimizar talentos y mejorar habilidades, asigna nichos a nuestro escolares y pone “desde afuera”, trabas y límites, impidiéndoles cualquier signo de movilidad intelectual y social.

Es un sistema de desprotección social. Y porque lo es, transmite desiertos intelectuales en las aulas y siembra miseria a su paso.

 

Por Hugo R. Manfredi

El problema y los problemas de Santiago del Estero (Quinta parte)

Texto 13  El poder mediático-ideológico en Santiago del Estero

La casi totalidad de los medios  de información o “desinformación” sería más acertado decir, descartando internet y algunos portales en el mismo, funcionan como una usina de aquellos temas de “Interés de Estado”, que es casi todo directa o indirectamente deformado o modelado a la realidad que más le conviene a la casta política, que suele poner en circulación el pensamiento único que previamente ha sido elaborado en la Secretaria de Información o de Prensa o Difusión.

El gobierno reconoce la importancia de la información y de la cultura en el pueblo, sabe que un pueblo informado además culto es peligroso. La pretendida ideología surrealista basada en oníricos imaginarios se desvanece con los datos del INDEC o de la UNICEF, o de algún instituto, organización o fundación que revelan sobre la situación social o económica de la provincia. Y en eso no hay Dakar o GP, que tapen o escondan la cruda realidad.

Si de algo sirve las ideologías autoritarias, es machacar y restringir libertades básicas, privando a las masas del conocimiento y de la cultura más elemental sobre las propiedades del conocimiento, de las relaciones sociales de asociación y organización política como herramienta para la transformación y el crecimiento de la sociedad. Lo que vemos es un intento de desestructurar, desorientar y manipular las masas hasta su alienación.

Solo sirve y es auspiciado lo gestionado por los “intelectuales orgánicos” en su tarea de dominar, someter y generar pensamiento único, que solo pretende generar sumisión y obediencia al poder. Si se enterase Gramsci, Jauretche o Mariátegui, por citar algunos, volvería espantados a su tumba.

En ese objetivo de vaciar las mentes de su capacidad de pensar-conocer y decidir, por sí mismo, en realidad es exactamente la misma intencionalidad que tiene esta “casta política”, que controlan y deciden desde la “pauta oficial” a los medios, solo que ahora con otros medios más sofisticados, donde sobresalen los medios mediáticos de manipulación.

Y es que, la intención de desproveer del conocimiento a las grandes masas del pueblo para despolitizarla, sobre todo a la clase trabajadora, pues el conocimiento es el arma que más temen los malandras, y todo aquel que su actividad política está basada en las mentiras y en la manipulación para aprovecharse de su ignorancia.

La proclamada libertad de prensa, siempre lo entendieron como su propia libertad, la de una casta de políticos, libertad para mentir y deformar la realidad, siempre a su mezquina conveniencia. Del mismo modo que las numerosas fundaciones y otros arietes ideológicos del régimen y los Think tank para aquellos sectores más cultos de las universidades, empresariados, etc., para modelar cerebros en la falsa idea de la “democracia santiagueña”.

 

Texto 14  Los poderes del Estado

Llamaremos poderes políticos, centrándonos en el caso del Estado santiagueño, aquella variada forma o ramificaciones del poder del Estado. Hacemos referencias a los poderes que fueron incluidos en la Constitución y considerados como jurídicamente “legales”, serían los tres poderes clásicos mencionados y algunos más no mencionados o de forma marginal suelen tener una finalidad de defender, consolidar y legitimar el Poder del Estado santiagueño y a su “casta” dominante en el poder.

El Tribunal Superior de Justicia, los Fiscales de Estado, los Juzgados y los diferentes estamentos judiciales, son los que van a determinar si los hechos políticos son legales o ilegales, y por extensión democráticos.

Tienen numerosos cuestionamientos de que, son dependencias subordinadas al Poder Ejecutivo (una burocracia viciada por décadas de corrupción endógena).

Para entender la función política de un gobierno en la tarea de administrar los recursos y el presupuesto del Estado, no solo es determinante la naturaleza de ese partido político, sino que también y sobre todo es de suma importancia de la estructura estatal. Nos estamos refiriendo a los ciertos a los cientos de funcionarios fijos y permanentes estructurados y articulados a todos los aparatos del Estado.

Funcionaría de un modo cuando está al servicio de las clases trabajadoras y de los sectores más postergados de nuestra provincia, pero, lo que vemos es que, esta gigantesca burocracia está viciada y contaminada con los hábitos y necesidades del propio sistema capitalista prebendario, periférico, depredador, clientelar y corrupto.

En cuanto, a la Iglesia Católica santiagueña no deja de ser otra cosa que el aparato “espiritual” del Estado, y forma parte del entramado ideológico, de sus rituales y de la iconografía del gobierno. Salvo algunas honrosas excepciones como lo fue el Monseñor Sueldo y otros integrantes de las comunidades de base, la Iglesia santiagueña fue y es un poder que legitima y consolida el Régimen.

Todo este arsenal espiritual e ideológico al servicio incondicional del Estado santiagueño, no emite ni una sola crítica o reproche a los constantes “desmanes” del poder, y solo se escuchan voces aisladas.

Violaciones a los derechos humanos, detenciones indebidas, apremios ilegales, persecución, hostigamiento policial, desapariciones, crímenes no resueltos, manifestaciones prohibidas, represión, despidos a empleados por no pensar o disentir con el gobierno de turno, huelgas de hambre y más, todas ignoradas por la alta jerarquía de la Iglesia. Miran al costado, a cambio de garantizar, seguramente su financiamiento, su poder económico.

Cuanta extrañez al Monseñor Sueldo, a su Iglesia y a su labor pastoral.

Para los poderes fácticos uno de los aspectos estratégicos y fundamentales en el diseño del “Nuevo Santiago”, sería la configuración de los partidos políticos y de su actitud ante el Estado. Esto es, partidos, partiditos, “sellos de goma”, “rellenos democráticos” sumisos y legitimadores del poder del Estado. Dirigentes que habían resistido a la dictadura,  había enfrentado las políticas neoliberales de Menem y sus representantes en la provincia  (que hoy muchos son funcionarios del actual gobierno provincial), otros que se opusieron férreamente al juarismo, con coraje y honestidad, en su gran mayoría, hoy aparecen como domesticados y burocratizados, en papeles tristes y de vergonzantes complicidades ante las tropelías del actual gobierno provincial.

Esta partidocracia compuesta por técnicos en política, profesionales, aventureros, mercenarios y oportunistas, que entienden a la política como una profesión bien pagada al servicio del Estado y de sus poderes fácticos, estimulados por los consabidos “extras” económicos que el gobierno proporciona. Es una militancia que solo busca el favoritismo laboral o prebendas por parte del gobierno. Y de vez en cuando los “social oportunistas” y revolucionarios con “subsidios y de cotillón”, organizan seminarios, congresos o se hacen los de “ideologías de izquierda”, para buscar subvenciones, facilidades en la organización donde sobran recursos públicos y privados. Y lo más esencial, la carencia más absoluta de un ideario político.

Charlatanes que nos prometieron cambio político que iban a beneficiar a los más humildes y postergados de nuestro Santiago del Estero, cuando solo engañaron y todo siguió igual o hasta peor. Solo les importó de disponer y usufructuar “parcelas de poder” para beneficio propio y en él mientras tanto pregonaban una “falsa” militancia altruista y desinteresada. Pero vendieron su dignidad y sus servicios y hasta su propia alma, a los grupos de poder que detentan el gran capital y auténtico poder sin que les importe legislar, mentir, intervenir, falsear, expropiar, encarcelar, destruir familias, amenazar y perseguir, solo para satisfacer los mandatos de la insaciable avaricia del “gran capital” y sus responsables directos del sufrimiento y de la ruina de miles de santiagueños, a la vez que reciben sus generosos premios por sus servicios.

Su único contacto y muestra de interés con el mundo del trabajo y sus intereses se suele limitar al período electoral y a sus promesas vacías, lo cual los deslegitima como representantes de la clase trabajadora, del pueblo. Pero que se puede esperar de estos “líderes de salón” y “bufones de unidad básica”.

 

Por Hugo R. Manfredi

El problema y los problemas de Santiago del Estero (Cuarta parte)

Texto 11  Poder, política y televisión en Santiago del Estero

En este texto pretendemos hacer una aproximación crítica a las relaciones que median entre la televisión local, el poder, la democracia y la política en las sociedades del presente.

Una tesis defendida por Manuel Castells respecto del papel que juegan los medios de comunicación, y es que, desde los años noventa, la televisión ha venido desplazando a los medios radiofónicos y a la prensa escrita, en el sentido de que es la T.V. el medio más influyente en la formación de la llamada opinión pública respecto a los asuntos políticos en las democracias actuales.

La T.V. es configurador de nuestro presente, nada puede hacerse y pensarse sin la T.V.Ya no hay duda que vivimos en una sociedad desigual y en el interior profundo de nuestra provincia, el contacto con el exterior se da por la T.V., y es la que educa (o mal educa) las emociones, sentimientos y ahora convertido en vehículo ideológico-político.

Nuestra T.V. sigue el modelo estadounidense de T.V. que divierte, entretiene y además informa (o mal informa). Tiene un manejo de información política. Pero cuando esta política entra y solo se decide informar en función de determinados intereses políticos y económicos, ahí se tergiversan los mensajes. Basta con ver los noticieros y los programas de opinión.

Respecto del papel de los medios electrónicos en la política contemporánea, Castells nos presenta la tesis siguiente: “Afirmo que, debido a los efectos convergentes de la crisis de los sistemas políticos tradicionales y del espectacular aumento de la penetración de los nuevos medios, la comunicación y la información política han quedado capturados en el espectro de los medios. Fuera de su esfera hay marginalidad política. Lo que pasa en este espacio político dominados por los medios no está determinado por ellos: es un proceso social y político abierto…” (1)

En esta relación de política-poder, y que sus decisiones afectan a todos los ciudadanos, estará evidentemente en una situación de dependencia respecto de los medios, en el sentido que Castells lo plantea, es decir: una creciente influencia de los dueños de los medios en cuanto a la capacidad de los ciudadanos de decidir sobre los asuntos políticos.

La clase política no ha podido regular o modular su participación y su influencia. Solo el derecho a réplica podría a visibilizar las voces acalladas. No hay libertad de opinión para todos, solo opinan a los que les interesa la televisora. Se manipulan los argumentos, la información y determinan lo que es correcto o no, lo que es conveniente o no.

El profesor Gustavo Bueno en su libro “Telebasura y democracia” (2), nos dice que el ciudadano pasó a ser meros consumidores, pero consumidores que votan y que deciden a través de única capacidad política, la de votar cada dos o cuatros años a sus representantes políticos.

Es lo que hemos visto en nuestra provincia (y en otros lugares del mundo) aunque con algunas diferencias institucionales y culturales. Se “trabaja la apariencia televisiva” en las estrategias políticas. La pauta oficial es jugosa, el noticiero y los programas de opinión y sus invitados son cuidadosos al momento de emitir sus argumentos, entonces las verdades son presentadas a medias. No vaya a ser cosa que ofendan a quienes garantizan los negocios.

Decimos entonces “apariencias indeterminadas” cuando no es posible determinar si son verdaderas o falaces. Esto nos impide hablar de sociedades democráticas que no sean concebidas desde el interés del grupo económico y financiero dominante en la producción y distribución de servicios. Es un problema del sistema que estos grupos que tengan tanto poder y nos animaríamos a decir, que por momentos más que un gobernador, un intendente o un ministro. Pero no incursionarían en política al estilo de un Berlusconi, por ejemplo.

Lo que aparece en la televisión parece ser lo único que ocurre en la provincia (y el país). En este flujo de información, en este dispositivo apotético (3) se decide que pasar o no pasar sobre los hechos de la provincia real. En la teoría de la información, se conoce a quienes regulan el flujo de información que pasa a los medios, como gate kepers, es decir porteros.

El escenario donde la T.V representa los hechos desvela un escenario donde el gate kepers, es el sujeto corpóreo donde presentado desde otros medios (prensa escrita) los mensajes no son alterados cuando son presentados en la telepantalla. Pero los santiagueños somos muy desconfiados, nos mintieron muchas veces, nos dicen una cosa y ya entendemos otro asunto.

Es lo que para Noam Chomsky y Herman, representa el “modelo de propaganda”, en donde en la actividad informativa, existe un núcleo de poder casi imparable en cuanto a su capacidad para controlar nuestro pensamiento y por lo tanto para actuar libremente en defensa de sus intereses políticos  económicos. Es una auténtica red de poder que está organizada de una manera tal que lo que existe en la realidad es un gobierno al servicio “del amo del dinero”.

El sistema de propaganda del principal canal televisivo de la provincia, sirve para obtener los recursos financieros y el apoyo de una opinión pública a quien hace creer que defienden sus intereses y puede al mismo tiempo criticar-acallar todas las voces contrarias a este poder de acumulación. No sostenemos que no pueden tener sus preferencias políticas, creemos que si lo tienen y de vez en cuando nos los dicen en sus líneas editoriales, y allí surgen esa relación entre el poder político y la T.V. santiagueña. Allí, es que a muchos los exaspera y los llenan de dudas y sonrisas cuando hay un exceso de sobreactuación.

Pero este comportamiento no es exclusivo de los medios informativos de nuestra provincia, seríamos ingenuos pensar que la T.V. en Santiago del Estero y sus dueños se mantendrían ajenos a la economía y los negocios que se llevan a cabo en el país. En este proceso de mercantilización, se mantiene o se quiere dar “apariencias” para explicar el Santiago del Estero real. Para ello, el entorno que se da es construido o más bien fabricado por los periodistas y el medio (TV), y que a decir del profesor Gustavo Bueno actúan fabricando o desvelando basura.

Citas

  • (1) Castells, Manuel. “La era de la información”. Edic. Siglo XXI, 1999, pág. 344.
  • (2) Bueno, Gustavo. “Telebasura y Democracia”. Edic. B, Barcelona, 2002, Ver también en Catoblepas, revista crítica del presente.
  • (3) Bueno, Gustavo, Op. cit.

 

 

Texto 12  Nuestra pobre democracia

Las palabras no siempre se ajustan a lo que se intenta definir. Es en nombre de la democracia que se renueva una élite política, porque la democracia descansa sobre el concepto de soberanía popular. Sin embargo, ¿Será democrático que no existan mecanismos para revocar los cargos elegidos por soberanía popular, y que esto sea para sostener “impresentables”, votando leyes que los benefician a ellos y a sus financistas?¿Será democrático que la democracia se agote en renovar a una casta política?

Eso sería reducir a la democracia a un simple medio, y la democracia, tal como se enseña en las cátedras políticas, es un fin en sí mismo. Porque claro, la democracia también tiene que ver con la división de los poderes del Estado, con el Estado de derecho, con la independencia de la opinión pública, con el funcionamiento de las instituciones, etc. Entonces: ¿Es democrático que las instituciones escondan información sobre el desenvolvimiento de las mismas?, ¿Será democrático que los parientes de los funcionarios sean proveedores del Estado?, ¿Será democrático que las instituciones funcionen más para unos que para otros?

Nuestra pobre democracia no debe ser una manoseada excusa, para hacer creer a la gente que están eligiendo algo, y que participa en las grandes decisiones de la provincia, cuando en realidad eligen financistas que están detrás de los candidatos.

Detrás de la llamada “estabilidad democrática”, se sustenta un relajo masivo, un analgésico, para adormecer a la gente y así asegurar la estabilidad social para el funcionamiento de un mercado ya reducido. Al fin y al cabo, a los dueños de Santiago del Estero les importa poco que la política sea democrática, siempre y cuando la economía no lo sea.

Creo en los santiagueños, como sujetos históricos capaz de erguir su destino por encima de “analfabetos políticos”, de malandras. Como Eduardo Galeano, creo que somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.

Creo, en la democracia, y no todos los políticos están cooptados por los grupos económicos. Me niego a pensar que se entregará por completo la soberanía popular para entregárselo a una “oligarquía financiera” que nadie eligió.

Una vez más volvemos a E. Galeano, con una de sus historias:

El cocinero le pregunta a las gallinas, a los pavos y los faisanes:

-¿Con qué salsa quiere que lo cocine? Una gallina se asusta y reclama diciendo que no quieren que la cocinen. El cocinero replica:

-Eso no está en cuestión, solo les estoy dando la opción que elijan la salsa.

Me niego a pensar que aquí, en nuestra larga y angosta olla seguiremos eligiendo la salsa con la que somos cocinados.

Si así fuere, entonces ya no sería una democracia, sino una plutocracia (que es el gobierno de quienes tienen el dinero) disfrazada de democracia.

Por suerte, o por lo que fuere, todavía no cooptaron ni privatizaron nuestros pensamientos, nuestras palabras.

 

Por Hugo R. Manfredi

El problema y los problemas de Santiago del Estero (Tercera parte)

Texto 7  Saqueo y los medios

Desde hace ya mucho tiempo, por los medios se echó a andar una campaña propagandística para justificar el saqueo. Muchos intelectuales repetían sofismas y mentiras para legitimar el bandidaje oficial y el predominio económico de una minoría por encima del interés público.

El traslado de dominio de bienes públicos a particulares no sólo se llevó a cabo por corrupción o ideología, sino también con el propósito de crear un nuevo corporativismo económico y financiero. Es decir, se trató de una operación unipersonal de un proceso totalmente dirigido, simulando licitaciones públicas para forjar la “nueva clase empresarial santiagueña”.

Ahora bien, el verdadero pilar que sostiene el poder oligárquico-popular en nuestra provincia, es el control que ejerce este grupo de, casi la totalidad de los medios de comunicación y, en particular, los diarios y la televisión.

La relación TV, diarios y poder político, es la piedra angular que soporta toda la estructura de poder de las élites en el Santiago del Estero contemporáneo. Ellos representan a la minoría que manda y decide en función de sus intereses. En estos tiempos, su estrategia política consiste en darle continuidad.

 

Texto  8  Abandono, corrupción y saqueo

Con la coartada de que la mano invisible del mercado o del Estado conduciría la economía, dejaron de promover el bienestar del pueblo y el progreso de la provincia.

Por eso, más allá de los defectos estructurales del modelo, el escaso crecimiento de la economía en la provincia debe localizarse en el manejo de la política de la política económica y en la corrupción gubernamental. Es decir, lo que ha dado en una mezcla o combinación entre ideología y voracidad desmedida.

La inviabilidad de modelos económicos aplicados, está relacionado en buena parte, con la exorbitante corrupción gubernamental que se produjo en diferentes períodos. Siempre hemos padecido este mal. En la Colonia, los puestos públicos deparaban jugosas ganancias ilícitas. En el siglo XIX  y todo el XX, la política era el sendero más corto hacia la riqueza. Muchos políticos se dedicaron al saqueo del erario para hacerse grandes con la riqueza mal habida.

Sin embargo, lo sucedido durante los últimos dos siglos en materia de deshonestidad, no tiene comparación con el mayor saqueo que se le hizo a la Nación en los últimos años. Entendiendo que nuestra provincia integra la Nación Argentina.

El beneficio de unos cuantos, nunca tuvieron interés en el destino de la provincia ni del bienestar del pueblo.

 

Texto  9  Empobrecimiento

El saqueo, el abandono y la corrupción han causado el sufrimiento, el desamparo y la desesperanza de muchos comprovincianos. Pero, como es lógico, la política elitista que se ha venido imponiendo no ha afectado de manera pareja a todos. Son miles los perjudicados, incluso una disminuida clase media, que se ha convertido en clase pobre superior, y los indicadores de ingresos así lo revelan, con respecto al país.

Y a pesar de millones de pesos que ingresaron  en los últimos años, estamos observando el período de mayor concentración del ingreso en unas cuantas manos.

Desde los años noventa, las políticas neoliberales y pseudo progresista y/o neokeynesianas después, engendraron una monstruoso desigualdad económica y social, pero eso si no les ha ido mal a algunos empresarios, a los traficantes de influencias, a los testaferros y a algunos políticos corruptos.

Santiago del Estero de hoy, es una provincia semivacía, caracterizada por la marginación, la pobreza, con pequeños islotes de crecimiento y progreso.

Por esto y otras instancias, la migración como la economía informal se han convertido para muchos comprovincianos en la única alternativa y, junto al narcotráfico y el narcomenudeo, en la auténtica válvula de escape. Esta es la cruda realidad que muchos no quieren o no les convienen reconocer.

Una de las manifestaciones más dolorosas del abandono y de la desigualdad social, es precisamente la falta de equidad en los accesos a los sistemas de salud, educación, seguridad y justicia.

 

Texto  10  Los Amos

Recapitulando: la actual oligarquía-popular, se conformó desde el gobierno de los años noventa, cuando un puñado de traficantes de influencias, al amparo del poder público, inicio el despojo de bienes del pueblo, con el engaño de una supuesta modernización de la provincia.

Ya no es un secreto que en nuestra provincia, domina y oprime una oligarquía-popular rapaz. Oligarquía con el apego estricto al sentido etimológico y aristotélico, según el cual se trata del “gobierno de pocos”, por la voracidad desmedida de quienes integran el supremo poder.

Quienes integran esos cargos, no son más que los empleados de la élite dominantes. Un grupo que manda y gobierna de manera encubierta. Los une el afán de lucro, la defensa de sus intereses y el sentirse poderosos. Es una mezcla de mano dura y el control a través de los principales medios de comunicación.

Este poder los tienen a la gran mayoría, como diría en buen santiagueño “agarra ´o” a todos, con anotaciones, copias de facturas, copias de subsidios, cheques, alguna cámara oculta por si hace falta, seguimientos de los servicios, etc, a políticos, políticos opositores, empresarios, testaferros, presta nombres, comunicadores intelectuales, a los analistas y revolucionarios de confitería, aulas y cotillón, y demás.

 

Por Hugo R. Manfredi

 

El problema y los problemas de Santiago del Estero (Segunda parte)

Texto 3

Se puede distinguir por un lado desde los ´90 la concentración económica, la privatización de sectores estatales, ha desaparecido casi por completo el sector público empresarial y por otra parte se ha incrementado el nivel de propiedad y control del capital.

El aparato económico y su modelo de desarrollo, tiene de graves problemas de especialización y modernización productiva, con productos y empleos de baja calidad y cualificación, unos costes laborales baratos y un mercado de trabajo frágil y precario.

En las conexiones de las élites dirigentes, financieras (cuevas) y políticas, se ha producido una nefasta y rapaz gestión de las cajas de ahorro y créditos, permitiendo el endeudamiento de los empleados de la administración pública provincial con tasas abusivas y usurarias.

Las capas gestoras de algunas de las más relevantes se han dedicado a la actividad especulativa y a la apropiación de recursos cuando no a la estafa directa (preferentes), en su beneficio y el del mundo empresarial amigo. El agravante es que eran instituciones públicas y sus equipos directivos estaban nombrados y avalados por las instituciones locales.

La vinculación entre esa casta gerencial y esa clase gobernante, ha servido para aprovecharse ambas de unas instituciones públicas en beneficio de una minoría, repartiendo prebendas y privilegios de forma ilegítima y muchas veces ilegal.

 

Texto 4  La corrupción política-institucional, de arriba-abajo

En un primer nivel están los delitos de fraude, apropiación ilícita de recursos, poder y tráfico de influencias con el mundo empresarial, con la responsabilidad penal de los ejecutores, directos, corruptos y corruptores. En un segundo nivel, está la responsabilidad política de unos dirigentes institucionales y unos organismos, faltos de transparencias y determinación en el control democrático en beneficio de la sociedad. Que no han cumplido de evitar comportamientos ilegales y deshonestos, así como la apropiación privada y corporativa ilegítima de una casta gerencial e institucional a costa de desventaja para la ciudadanía.

Son pues, un ejemplo de estructuras enfermas, llenas de complicidades y sin garantías democráticas de control y supervisión, más opacas y enraizadas cuando se han producido en instituciones con una larga hegemonía institucional por unos de los partidos gobernantes y sin, siquiera, apenas alternancia.

Estas valoraciones críticas de la mayoría de la sociedad ante la gestión impopular y prepotente de las capas dirigentes de las instituciones políticas y económicas, no son nuevas. Es positiva, justa y merecida. No se puede tachar estas expresiones societales de “antipolítica”, ni de “antidemocrática”, descalificaciones que pretenden frenar su impacto regenerador y transformador.

Toda crítica muestra un desacuerdo con las minorías oligárquicas, empeñada en una gestión antisocial de la crisis sistémica, con componentes autoritarios, y que tiene un gran poder institucional, económico y mediático, pero poca legitimidad ciudadana.

 

Texto 5  Élites dominantes

Las élites dominantes (la corporate clase, que usan en EEUU), que controlan y gestionan el poder político-político, pierde el prestigio y la legitimidad derivados de su supuesta representación del interés de la sociedad o el bien común, más o menos avaladas en las urnas. Ahora se asocian más a su papel para ampliar sus ganancias privadas, la redistribución desigual de la riqueza y el poder en sus beneficios y en perjuicio de las mayorías populares. En algunos casos, son enunciados por su falta de respeto a la legalidad vigente y su comportamiento corrupto.

Este segundo rasgo, dominante, autoritario y contrario a la democracia y el bienestar de la población, se ha hecho más evidente ante la sociedad.

Tienen un inmenso poder y pueden permitirse el lujo de mantenerlo aun con poca legitimidad social o credibilidad popular. Es un problema para ellos, pero menor, que intentan paliar con la correspondiente ofensiva mediática y el control social, con un contenido tecnocrático y conservador y su desdén hacia la participación democrática de la gente.

 

Texto 6  Fortunas mal habidas

Estamos en contra de aquellos que amasan grandes fortunas de la noche a la mañana, apoyados en la ilegalidad, el influyentismo y la sombra del poder público. Estamos en contra de la riqueza mal habidas, de la corrupción política y que creo que es la causa principal de la desigualdad social y económica.

Desgraciadamente, lo que ha predominado en la provincia es la codicia y el dinero fácil, sin escrúpulos morales de ninguna índole. Prevalece la máxima de que “el que no tranza no avanza”.

Hemos visto a políticos, sindicalistas devenidos en empresarios amasar fortunas de la noche a la mañana, de niñez humildes y de barrios en la misma condición, pasar sin escala a una vida de lujo y ostentación.

Para nosotros, lo que está pasando no es más que el fruto podrido de la política de pillaje, que ha venido imponiendo una minoría para saciar su codicia a costa del sufrimiento de la inmensa mayoría de los santiagueños. En particular, sostenemos que el grave problema de inseguridad y violencia que padece la sociedad, lo crearon quienes de manera irresponsable cancelaron el futuro de miles de santiagueños, marginaron a los jóvenes, produjeron la desintegración familiar, la pérdida de valores y la descomposición social, que ha dado lugar al odio, a la indiferencia, al desánimo.

 

Por Hugo R. Manfredi